El reporte mensual del BCRD indica que la inflación interanual medida desde febrero 2021 hasta febrero 2022 se colocó en 8.98 %, en tanto que la inflación subyacente anualizada se ubicó en  6.97 % en febrero de 2022.

El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) informa que el índice de precios al consumidor (IPC) del mes de febrero registró una variación de 0.92 % con respecto al mes de enero de 2022. Con este resultado la inflación acumulada del período enero-febrero se situó en 2.11 %.

El reporte mensual del BCRD indica que la inflación interanual medida desde febrero 2021 hasta febrero 2022 se colocó en 8.98 %, en tanto que la inflación subyacente anualizada se ubicó en    6.97 % en febrero de 2022. Este último indicador aísla el comportamiento de algunos alimentos con gran variabilidad en sus precios, así como los combustibles, servicios con precios regulados como la tarifa eléctrica y el transporte, además de las bebidas alcohólicas y el tabaco, permitiendo de esta forma extraer señales más claras para la conducción de la política monetaria.

El informe dado a conocer por el BCRD explica que la dinámica de los precios internos continúa afectada por choques externos, asociados principalmente a nuevos incrementos en los precios del petróleo a raíz de la incertidumbre internacional derivada del escalamiento de los conflictos geopolíticos que han limitado la producción y suministro mundial del crudo.

Particularmente, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) se llegó a cotizar por encima de US$95 por barril al cierre del mes de febrero, aumentando desde el promedio de US$83 registrado en enero de 2022, y en la actualidad presenta una alta volatilidad, cotizándose en alrededor de US$110 dólares por barril. Cabe destacar que el alza en los precios de los combustibles y de los servicios de transporte terrestre explicó el 42 % de la inflación registrada en el mes de febrero de 2022.

De igual forma, detalla que los precios internacionales de bienes alimenticios primarios importantes para la producción local, como maíz, trigo y soya han continuado en aumento durante los meses recientes, condicionados por un panorama externo más convulso y tensiones en los mercados donde se pactan las transacciones de este tipo de materias primas. Asimismo, continúa el alto costo del transporte de contenedores y otras disrupciones en las cadenas de suministros, lo que repercute en los precios de los bienes importados.

El informe resalta que ante este escenario, con el propósito de mitigar el impacto de la inflación importada sobre los precios internos en un contexto en el que el producto interno bruto (PIB) real ya ha superado su nivel previo a la pandemia, el Banco Central de la República Dominicana ha reducido de manera importante los niveles de liquidez en el sistema financiero a través de operaciones de mercado abierto y del uso de la Plataforma Electrónica de Negociación de Divisas, lo que resulta cónsono con el aumento acumulado de 200 puntos básicos en la tasa de política monetaria en el marco del plan de normalización de las condiciones monetarias.

Agrega que estas medidas han moderado el ritmo de expansión de los agregados monetarios y el medio circulante (M1), luego de haber experimentado un notable crecimiento interanual en los primeros meses del año 2021.Actualmente, al cierre de febrero de 2022 su ritmo de incremento anualizado se ha moderado a 14.0 % y se espera que el mismo continúe reduciéndose hasta ubicarse en el entorno de 9.0 %-10.0 %, en línea con la expansión del PIB nominal que sería consistente con el crecimiento potencial de la economía y con la meta de inflación del BCRD.

El documento también explica que el peso dominicano refleja una apreciación anualizada superior a 5 % al cierre de febrero de 2022, lo que junto al proceso de normalización monetaria está contribuyendo a mitigar las presiones inflacionarias de origen externo y facilitarían la convergencia gradual de la inflación al rango meta de 4 % ± 1 % en el horizonte de política monetaria. En adición, la apreciación del peso contribuye a un menor servicio de la deuda externa y reduce el costo de las importaciones.

El informe mensual de los precios internos destaca que el conjunto de medidas anunciadas recientemente por el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, particularmente el subsidio a los combustibles para evitar nuevas alzas por el aumento del precio del petróleo en los mercados internacionales y el subsidio hasta un 10 % a los insumos y materias primas para la agropecuaria como el maíz, el trigo la soya, coadyuvarán en el proceso de reducción de la inflación en los próximos meses. Asimismo, el aumento de la ayuda social directa a través del programa Supérate, el ajuste del Bono Gas y las ventas subsidiadas de alimentos a través del Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE) y de los comedores económicos, contribuirán a mejorar las condiciones de la población más vulnerable en esta coyuntura de inflación importada por la que estamos transitando.

Variación por grupos

El análisis del órgano rector de la política monetaria indica que, con relación al detalle del IPC por grupos de bienes y servicios, las variaciones más significativas se registraron en los grupos Transporte (1.97 %), Bienes y Servicios Diversos (1.03 %), Alimentos y Bebidas No Alcohólicas  (0.96 %), Restaurantes y Hoteles (0.66 %) y Vivienda (0.65 %).

Detalla que el crecimiento de 1.97 % en el índice de Transporte obedeció principalmente a las alzas experimentadas en los precios de las gasolinas regular (3.30 %) y Premium (3.56 %), gas licuado (GLP) para vehículos (2.40 %) y gasoil (4.33 %). Además, se registraron incrementos de precios en los servicios de transporte terrestre en carro público (1.02 %), autobús urbano (1.60 %), taxi       (2.38 %), motoconcho (0.74 %), autobuses de compañías privadas (5.68 %), así como los automóviles (0.49 %) y los pasajes al exterior (2.97 %).

En cuanto al incremento de 1.03 % en el índice de precios del grupo Bienes y Servicios Diversos en el mes de febrero, el mismo se explica fundamentalmente por los aumentos de precios de los seguros de salud (9.31 %), de los servicios de guardería para niños (4.82 %), así como en los servicios de cuidado personal, como el corte de pelo para hombre (1.07 %), lavado y peinado de pelo (0.78 %) y en los artículos de cuidado personal (0.62 %).

La variación de 0.96 % en el IPC del grupo Alimentos y Bebidas No Alcohólicas responde fundamentalmente a los aumentos en los precios de los ajíes (8.27 %), yuca (5.17 %), plátanos verdes (2.27 %), aceite de soya (1.96 %), limones agrios (15.33 %), pollo fresco (0.35 %), aguacates (6.87 %), arroz (0.43 %), papas (3.83 %), carne de cerdo (1.49 %), zanahoria (11.36 %), leche evaporada (2.46 %), pescado (3.79 %), agua purificada (0.82 %), guineos verdes (2.09 %), guandules verdes (5.20 %), chinolas (11.61 %), leche líquida (1.03 %) mientras que otros bienes alimenticios registraron disminuciones en los precios tales como, los huevos (-2.43 %), cebollas       (-5.70 %) y ajo (-3.80 %).

El documento explica que en lo que respecta a la variación de 0.66 % en el IPC del grupo Restaurantes y Hoteles, la misma obedece básicamente al aumento de los precios de los servicios de comidas preparadas fuera del hogar, como el plato del día (0.64 %), el servicio de pollo (0.70 %) y los servicios de víveres con acompañamiento (0.59 %). Se señala que el alza observada en el índice de precios de este grupo es consecuencia de los incrementos de precios de los insumos básicos para su elaboración, entre ellos las carnes, los aceites, el arroz, las habichuelas, algunos víveres, los panes, los embutidos, los quesos, el gas, entre otros, que de manera directa inciden en el precio final de estos servicios de comida.

En tanto que la variación de 0.65 % del grupo Vivienda se explica prácticamente en su totalidad por el alza del gas licuado de petróleo de uso doméstico (GLP) en 2.40 %, del servicio de alquiler de viviendas (0.17 %), de los servicios de mantenimiento de la vivienda (1.07 %) y reparación de puertas (4.12 %).

Inflación de bienes transables y no transables

El reporte establece que al realizar el análisis de la inflación según los grupos de bienes Transables (aquellos que pueden exportarse e importarse libres de restricciones) y No Transables (los que solo pueden comercializarse dentro de la economía que los produce o están sujetos a medidas que limitan las importaciones de los mismos) se observa que el IPC de los bienes Transables registró un aumento de 1.37 % en el mes de febrero, mientras que el de los No Transables creció 0.46 %.

Inflación por áreas geográficas

El BCRD indica que los resultados del IPC en las distintas regiones geográficas arrojaron que la variación del IPC de la región Ozama, que comprende el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo fue de 0.81 %, en la región Norte 1.03 %, región Este 0.98 % y región Sur 0.99 %.

Inflación por quintiles

El BCRD informó que el comportamiento del IPC por estratos socioeconómicos muestra que los quintiles de menores ingresos registraron variaciones de 0.82 % el quintil 1, 0.90 % el quintil 2 y  0.92 % el quintil 3, explicado principalmente por los incrementos de precios de los alimentos, de los combustibles, de los servicios de transporte terrestre, servicios de cuidado personal y de comidas preparadas fuera del hogar. En cuanto a los quintiles de mayores ingresos (4 y 5) registraron tasas de inflación de 0.91 % y 0.96 % respectivamente, debido en gran medida al alza de precios de los combustibles, automóviles y los pasajes aéreos dentro del grupo Transporte.