WASHINGTON,EE.UU.- El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó este jueves dos préstamos para la República Dominicana por un total de US$90 millones en apoyo al sistema por resultados de desempeño en el ámbito social que beneficiará a 600 mil hogares de bajos ingresos, así como para mejorar la capacidad de respuesta de las instituciones claves en el manejo de futuros desastres.

El nuevo préstamo de US$70 millones será desembolsado al presupuesto nacional en una sola partida. Es de margen fijo con un período de amortización de 30 años, incluido un período de gracia de 4,5 años. US$20 millones para el manejo de riesgos de desastres

El Tercer préstamo para políticas de desarrollo sobre desempeño y rendición de cuentas para los sectores sociales (PASS DPL, por sus siglas en inglés), por US$70 millones, es parte de una serie de préstamos que busca ampliar el capital humano, principalmente en educación y salud, y mejorar la transparencia y calidad del gasto público a través de un sistema por resultados de desempeño, según establece un comunicado de prensa del BM.

Dice que esas políticas tienen un impacto significativo en la reducción de la pobreza, el crecimiento sostenido y la igualdad de oportunidades.

Este tercer préstamo estaba contemplado en la Alianza Estratégica del Banco Mundial con el país para el período 2010-2013. Se recuerda que las dos primeras operaciones de la serie fueron aprobadas en noviembre de 2009 y noviembre de 2010, respectivamente, por montos de US$150 millones cada una.

El vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque dijo que esa operación del Banco Mundial contribuye con las políticas de protección social del presente Gobierno, cuya finalidad es apoyar a las familias más carenciadas en tiempos de crisis y ofrecer a los dominicanos pobres, como sujetos de derecho, igualdad de oportunidades para mejorar sus condiciones de vida.

Para recuperación de energía

Por su parte, el Proyecto de recuperación de emergencia y gestión de desastres recibió un financiamiento adicional de US$20 millones para completar la rehabilitación y reparación de infraestructura dañada en el 2007 por las tormentas Noel y Olga en los sectores de agua (riego, hidrología) y de electricidad, así como para fortalecer la capacidad institucional para la mitigación de desastres y reducción de riesgos.

El proyecto beneficia directamente a 6 millones de ciudadanos en 26 de las 32 provincias afectadas.

El proyecto original por US$80 millones fue aprobado por el Directorio Ejecutivo en mayo de 2008 y por el Congreso dominicano a principios del año 2009. Las entidades responsables de la coordinación y ejecución de este proyecto son el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) y la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).