“Sin miedo a equivocarme, yo lo coloco entre los 100,000 y los 200,000”, explicó al referirse a quienes podrían beneficiarse con estas medidas.

La Habana.- La legalización de los servicios con operaciones en criptomonedas en Cuba es un paso en la dirección correcta y que, además, servirá para sortear las sanciones de EE.UU., señalaron a Efe distintos expertos.

El Gobierno insular publicó en el Boletín Oficial que a partir del 16 de mayo se podrán otorgar licencias para que negocios o personas físicas operen con divisas digitales, según destacaron este miércoles medios locales.

Al respecto, el cubano Arturo López-Levy, profesor asistente de política y relaciones internacionales en la Universidad Holy Names (California, Estados Unidos) dijo que se trata de una medida que “no sorprende” porque el país ya había dado visos de que movería ficha hacia esa dirección.

“Se venía gestando desde hace un tiempo, (últimamente) la normativa ha ido reaccionando a la realidad, y eso es algo que, en el contexto cubano, es importante”, señaló en entrevista telefónica con Efe.

La norma detalla una regulación del Banco Central de Cuba (BCC) de agosto pasado en la que se legalizaron las divisas digitales en transacciones comerciales.

Según se destaca en el documento, será el BCC quien otorgue las licencias a los proveedores de servicios. Estas tendrán una duración de un año, prorrogable a uno más.

El académico cubano afirmó que la legalización de estas actividades va de la mano con la llamada Tarea de ordenamiento de 2021, la mayor reforma económica emprendida en Cuba en los últimos años.

EVADIR LAS SANCIONES DE EE.UU.

Más allá de que la considere una medida positiva y que dará pie a la aparición de nuevos actores económicos, López-Levy apuntó que la regulación también cae como una forma para burlar las sanciones económicas impuestas por EE.UU.

"Para los países sancionados, esto es una alternativa que ya se ha aplicado. (Las transacciones con criptomonedas) no se pueden rastrear con tanta facilidad", ahondó.

El embargo de Estados Unidos, en vigor desde 1962, impide que Cuba haga transacciones en dólares, comercialice con productos que atraviesen EE.UU. –y que tengan un porcentaje de partes elaboradas en ese país– o utilice el sistema financiero norteamericano.

Por tal motivo, el pasado mayo, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, adelantó que el país iba a analizar la conveniencia en el uso de este tipo de transacciones.

OPORTUNIDAD PARA EMPRENDEDORES

A Erich García, de 35 años, la noticia le cayó como una sorpresa que de inmediato compartió con emoción a sus casi 43.000 seguidores en Twitter.

García, un emprendedor que le ha dado vida a dos plataformas cubanas que operan con criptomonedas –una de ellas, Bitremesas, permite la recepción de divisas dentro de la isla–, siente que la legalización de las monedas digitales hace que Cuba avance con respecto a países que están en una mejor situación económica.

"Por primera vez no se prohíbe algo que ya estaba funcionando bien. Yo me alegro. La incógnita será cómo se van a fiscalizar las transacciones", comentó en entrevista con Efe.

No existe una cifra oficial de usuarios de criptomonedas en el país caribeño, sin embargo, distintas estimaciones independientes colocan el número en torno a las decenas de miles.

Sin embargo, García, quien además tiene un canal de Youtube con casi 90.000 suscriptores sobre estos temas, sostiene que el número es mucho mayor, con base en la cantidad de cubanos en grupos en los que se hacen transacciones en divisas digitales.

“Sin miedo a equivocarme, yo lo coloco entre los 100.000 y los 200.000”, explicó al referirse a quienes podrían beneficiarse con estas medidas.