“Ucrania necesita un apoyo financiero masivo inmediatamente para mantener en pie su economía y su Gobierno".

Redacción internacional.- El Banco Mundial publicó una actualización de sus previsiones económicas para la región que indica que la guerra en Ucrania está afectando a las economías de todo el mundo, con especial impacto en los países en desarrollo de Europa y Asia Central.

La institución con sede en Washington calcula que la economía de toda esa región retrocederá el 4,1 % este año, un cambio notable comparado con su pronóstico previo a la guerra, que apuntaba a un crecimiento del 3 % en Europa y Asia Central.

Esa recesión regional será “el doble de grande que la provocada por la pandemia”, y se deberá a las secuelas que todavía deja la crisis del coronavirus, sumadas a “los golpes económicos” derivados de la guerra, explica el informe.

Toda la región está sufriendo las consecuencias económicas de esta guerra que, iniciada el 24 de febrero, provocó la huida de más de cuatro millones de ucranianos hacia Polonia, Rumanía y Moldavia y disparó los precios de los cereales y la energía.

No obstante, eso no significa que todos los países de esa amplia zona vayan a experimentar individualmente una recesión: los únicos cuyas economías se contraerán son Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia, Kirguistán y Tayikistán, indica el Banco Mundial. “El resto crecerán a un paso anémico”, señala el informe.

Para 2023, se espera que el producto interno bruto (PIB) de toda Europa y Asia Central se expanda “un tímido 2,5 %”, añade el documento.

En el caso de Ucrania, el Banco Mundial calcula que su economía puede contraerse el 45,1 % este año, aunque matiza que la magnitud de esa recesión “dependerá de la duración y la intensidad de la guerra”.

Esa estimación supera la arrojada hace menos de un mes por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que alertó de que si el conflicto se prolongaba, la economía de Ucrania podía caer hasta un 35 % este año, debido a la migración masiva y la destrucción de su capacidad productiva.

“Ucrania necesita un apoyo financiero masivo inmediatamente para mantener en pie su economía y su Gobierno y para apoyar a los ciudadanos ucranianos, que están sufriendo y lidiando con una situación extrema”, dijo la vicepresidenta del Banco Mundial para Europa y Asia Central, Anna Bjerde.

El Banco Mundial pronosticó además que la economía de Rusia se contraerá “hasta el 11,2 % en 2022″, sumida en una “profunda recesión” como resultado de las “sanciones sin precedentes” impuestas por Estados Unidos y sus aliados en Europa y otros países.