Los precios cayeron después de dos días de ganancias y se encaminan a pérdidas semanales debido a la fortaleza del dólar y el peso de las preocupaciones sobre una desaceleración económica mundial.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este viernes con una bajada del 1,23 % y se situó en 89,36 dólares el barril, volviendo a bajar de la barrera de los 90 dólares ante los temores que no cesan de una recesión global.

A las 09.00 hora local de Nueva York (13.00 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en septiembre restaban 1,11 dólares con respecto al cierre de la sesión anterior.

Los precios del petróleo cayeron el viernes después de dos días de ganancias y se encaminan a pérdidas semanales debido a la fortaleza del dólar y el peso de las preocupaciones sobre una desaceleración económica mundial.

El lunes, el precio del crudo cayó por debajo de los 90 dólares el barril debido a los malos datos económicos del principal comprador de petróleo, China.

Además, el miedo a una recesión global aumentó después de que Reino Unido anunciara que el índice de precios al consumo (IPC) se situó en julio en el 10,1 %, frente al 9,4 % del mes anterior, por lo que se sitúa en el nivel más alto en más de 40 años.

No obstante, el precio del oro negro volvió a remontar después de que la Administración de Información Energética (EIA) anunciara que las existencias comerciales de crudo de EE.UU. cayeron 7,1 millones de barriles en la semana que terminó el 12 de agosto, hasta 425 millones de barriles y que las exportaciones de crudo de EE.UU. alcanzaron los 5 millones de barriles por día.

El analista Tom Essaye en un informe de la firma Sevens Repor señala que otra de las razones por las que el precio del crudo aumentó es por los comentarios del secretario general de la OPEP, Al Ghais, quien dijo que no es una tarea sencilla reemplazar los barriles rusos perdidos en el mercado global.

Al Ghais añadió que la falta de inversión se convertirá en un viento en contra crítico para los productores que intentan satisfacer la creciente demanda en los años venideros.

"El petróleo está intentando establecer un nuevo nivel de soporte a mediados de los 80 dólares. Y aunque la tendencia a corto plazo es bajista, buscaremos que el mercado construya más apoyo en las próximas sesiones a medida que los operadores retrocedan y reevalúen", añade Essaye.