Víctor Castro, presidente de AEIH.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH) considera que el costo financiero de la deuda, los compromisos atados a leyes especiales, la baja presión tributaria y la evasión fiscal hacen del presupuesto nacional un “reparto de chilatas”  y no un instrumento de desarrollo.

El presidente de la organización empresarial, Víctor Castro, planteó en ese sentido la necesidad urgente de un pacto fiscal y una ley de responsabilidad fiscal que –en combinación mejoren las recaudaciones y eleven la calidad del gasto, de manera que los agentes económicos tributen confiando en que los fondos púbicos serán bien manejados.

Advirtió que si el ajuste requerido en materia fiscal y de las finanzas públicas no se hace ahora, sobre la base de un plan consensuado, el proceso vendrá solo en su momento “y el costo será mucho más grande y doloroso” para todos los ciudadanos.

Pidió prestar atención a la advertencia hecha recientemente por el Banco Mundial, el BID y el FMI en el sentido de que la economía latinoamericana deberá prepararse para el "fin de la fiesta" sustentada en el boom de las materias primas, que no se aprovechó para aplicar reformas estructurales.

Aconsejó que mientras se dan los pasos hacia una reforma estructural, el gobierno debería hacer esfuerzos por renegociar la deuda para conseguir una reducción de su costo por la vía de los intereses, que este año representarán un monto de RD$88,000 millones.

Castro dijo que, paralelamente, se impone una revisión crítica del gasto público para priorizarlo y disminuirlo donde sea posible. “Reconocemos las iniciativas de esta administración tendentes a mejorar el gasto, pero entendemos que aún es posible hacer más esfuerzos en ese sentido”, comentó.

Asimismo, indicó que otro desafío importante es elevar los ingresos, afectados por la alta evasión que existe en el país, pese al empeño de las oficinas recaudadoras, que necesitan más apoyo político para enfrentar el contrabando, la falsificación y “los poderes económicos formales que sustraen los impuestos” sin recibir sanciones.