La actual situación sobre el techo de deuda se produce, porque, a diferencia de otros países, en EE.UU. el Gobierno solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso.

WASHINGTON.- La Cámara Baja de Estados Unidos, de mayoría demócrata, aprobó este martes suspender el techo de endeudamiento hasta diciembre para evitar así que el país incurra en una suspensión de pagos de su deuda nacional a partir del 18 de octubre.

La iniciativa fue aprobada con 219 votos a favor y 206 en contra, y ahora será enviada a la Casa Blanca para que el presidente estadounidense, Joe Biden, la firme y se convierta en ley.

Los desacuerdos entre demócratas y republicanos habían puesto a EE.UU. al borde de la suspensión de pagos de su deuda nacional, pero el proyecto de ley aprobado este martes sirve para reforzar la solvencia del país y mantener la estabilidad de los mercados financieros.

En concreto, la iniciativa, que ya fue aprobada por el Senado la semana pasada, eleva el techo de endeudamiento por valor de 480.000 millones de dólares, una cantidad que permitirá a EE.UU. pagar hasta el 3 de diciembre las deudas que tiene pendientes.

Se trata, en cualquier caso, de un parche que no satisface por completo las peticiones de los demócratas y del propio Biden, que querían una solución a largo plazo.

De hecho, los progresistas propusieron suspender el techo de endeudamiento hasta diciembre de 2022 para no hablar sobre el tema durante la campaña para las elecciones legislativas de noviembre de ese año, en las que el partido teme perder la ajustada mayoría que tiene en las dos cámaras del Congreso Los republicanos, por su parte, se han opuesto a aprobar cualquier medida a largo plazo.

Aun así, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, decidió la semana pasada renunciar a un mecanismo parlamentario que requiere de una super mayoría para aprobar leyes, lo que permitió a los demócratas sacar adelante en solitario una suspensión temporal del techo de deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió en varias ocasiones que EE.UU. se quedaría sin fondos para pagar sus deudas el 18 de octubre, con unas consecuencias que podrían ser "catastróficas".

EE.UU. nunca ha tenido que declarar la suspensión de pagos de su deuda nacional, pero estuvo cerca en 2011, cuando la mera posibilidad de que eso ocurriera desató el caos en los mercados financieros e hizo que Standard & Poor's rebajara la nota de solvencia del país.

La actual situación sobre el techo de deuda se produce, porque, a diferencia de otros países, en EE.UU. el Gobierno solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso, que tiene el poder de elevar ese techo según crea conveniente.