Eurozona. Fuente externa

LUXEMBURGO, España- La eurozona aceptó este lunes que su delicada situación económica, con riesgo de caer en una tercera recesión, requiere no solo una acción decisiva respecto a las reformas y la política presupuestaria, sino también en el frente de las inversiones para apuntalar el crecimiento.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Jyrki Katainen, admitió en la rueda de prensa posterior a la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo que los datos económicos actuales "son más frágiles que lo esperado en primavera", si bien la recuperación "sigue todavía".

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, explicó que ha habido "un amplio consenso" entre los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona respecto a que la situación actual "no es satisfactoria" y que ésta requiere "acciones fuertes por parte de los gobiernos, una mezcla creíble de reformas estructurales, de política presupuestaria e inversiones".

"Necesitamos una respuesta ambiciosa basada en políticas presupuestarias y reformas estructurales ambiciosas, pero también debemos utilizar todas las herramientas disponibles para impulsar la inversión, a nivel nacional y de la Unión Europea (UE)", señaló Katainen.

Precisamente, el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, pidió este lunes a sus homólogos que se utilicen "todas las palancas" de política económica para evitar una tercera recesión, pero "sin atajos" ni "favoritismos" en el plano de la consolidación y las reformas para los diferentes países miembros.

También Dijsselbloem recalcó que más inversiones no significará más permisividad en los objetivos de déficit, en una velada referencia a Francia, que ya ha adelantado que no reducirá su desequilibrio hasta 2017.

"Hemos reafirmado que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento sirve de ancla de la confianza en la UE y que su credibilidad debe ser preservada por todos nosotros", aseguró.

Las recetas para fomentar las inversiones son diversas y van desde un posible aumento del capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) hasta eliminar obstáculos y cuellos de botella a nivel nacional o reordenar el gasto público, entre otras.

Todos los países pueden y deberían "priorizar la inversión en el gasto público", recalcó Katainen, también vicepresidente designado para Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad para la próxima CE de Jean-Claude Juncker, quien ha anunciado un ambicioso plan de inversión de 300 mil millones de euros, incluso con "dineronuevo".

A nivel de la UE, Katainen prometió trabajar lo más rápidamente para que este plan arroje resultados, al atraer tantas inversiones públicas y privadas como sea posible para apoyar la demanda a corto plazo y mejorar la oferta a largo" término.

Un grupo de trabajo de la CE, del BEI y de los países se reunió por primera vez hoy tras recibir el mandato de los ministros en Milán (norte de Italia) en septiembre pasado de identificar medidas para facilitar las inversiones en áreas clave como la economía digital, la unión energética, la infraestructuras y recursos sociales y el medio ambiente y de detectar barreras y obstáculos.

En unas conclusiones que aprobarán mañana todos los ministros de Economía de la UE y a las que ha tenido acceso Efe, se encomienda a este grupo de trabajo informar sobre su trabajo en diciembre.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, descartó este lunes financiar la agenda de inversiones a través del fondo de rescate de la eurozona, sino mediante un posible aumento del capital del BEI, y también Dijsselbloem admitió que "no sería el camino más viable".

Katainen explicó que la financiación de las medidas pasaría por aumentar la capacidad de préstamo del BEI, el cual ya fue recapitalizado recientemente, y que por tanto el objetivo sigue siendo utilizar el banco para apalancar dinerodel sector privado para grandes proyectos de infraestructuras.

Dijsselbloem habló de un "nuevo pacto de crecimiento" para la eurozona para conectar la agenda de reformas con la consolidación presupuestaria e inversiones en apoyo al crecimiento.

Según el también ministro holandés de Finanzas, la eurozona dispone de mecanismos para controlar la consolidación fiscal, pero no ha sido capaz de estimular suficientemente la agenda de reformas.

Propone, incluso, apoyar a aquellos Estados miembros que quieren hacer un esfuerzo reformista adicional.

"Podríamos apoyar estos esfuerzos respaldando las inversiones y teniendo en cuenta seriamente las reformas en nuestro análisis presupuestario para los objetivos a medio plazo" de reducción del déficit, siempre y cuando el país en cuestión apruebe las reformas en el Parlamento y las aplique y no solo sean promesas