Panorama económico.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El reporte sobre el cambio demográfico indica que “los emigrantes trabajarán duramente y aportarán más en impuestos que lo que consuman en servicios sociales”, de acuerdo con la evidencia.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial (BM) invitaron al mundo desarrollado a integrar a los migrantes para sostener economías que envejecen, contribuyendo al mismo tiempo a reducir la pobreza y a apuntalar el crecimiento global.

“Si los países con poblaciones que están envejeciendo son capaces de ofrecer a los refugiados y los emigrantes un modo de participar en la economía, todo el mundo se beneficiará”, comentó Jim Yong Kim, presidente del BM, en el “Informe de seguimiento mundial 2015/2016: los objetivos de desarrollo en una era de cambio demográfico”, presentado en Lima en el marco de la reunión semestral de los organismos multilaterales.

El mundo está asistiendo a una emigración a gran escala desde países pobres a las regiones más ricas, con Europa recibiendo refugiados e inmigrantes de África y Oriente Medio en cantidades sin precedentes, según el estudio.