Bóveda. Foto Archivo

ROMA,- El Banco de Italia confirmó que nueve instituciones bancarias del país no superaron las pruebas de solvencia cuyos resultados se anunciaron este lunes, aunque destacó que varios de ellos ya tomaron medidas para paliar sus deficiencias.

Según las informaciones suministradas por el BCE, a finales de 2013 había nueve bancos italianos que presentaban "potenciales carencias de capital" de 9.700 millones de euros, recordó el Banco de Italia.

Se trata en ese caso de Banco Popolare, Banca Popolare dell'Emilia Romagna, Banca Popolare di Milano, Banca Popolare di Sondrio, Banca Popolare di Vicenza, Banca Carige, Credito Valtellinese, Banca Monte dei Paschi di Siena y Veneto Banca.

Pero añade que, "si se tienen en cuenta las ampliaciones de capital completadas entre enero y septiembre de 2014 las exigencias potenciales de capital afectan a cuatro bancos, por una cantidad más limitada", de 3.300 millones de euros.

Se trata de Banca Popolare di Milano, Banca Popolare di Vicenza, Banca Carige y Banca Monte dei Paschi di Siena, agrega el banco.

El Banco de Italia valoró en 2.900 millones de euros las "carencias potenciales" de los bancos Carige y Monte dei Paschi di Siena.

Se trata de los dos bancos en los que se han detectado carencias de capital en el escenario más adverso en las pruebas de tensión, precisó el Banco de Italia.

"Esas carencias son completamente atribuibles al escenario adverso de las pruebas de tensión", precisó el Banco de Italia, institución para la que los resultados de las pruebas de solvencia "confirman la solidez global del sistema bancario italiano".

Y eso, agregó el banco supervisor italiano en un comunicado, "a pesar de los choques repetidos sufridos por la economía italiana en los últimos seis años".

"El resultado deriva en todos los casos de las pruebas de tensión. Ningún banco italiano registra de hecho carencias de capital a partir de la revisión de la calidad de activos", agrega.

Y ello "en tanto que los aumentos de capital realizados por los bancos italianos entre enero y septiembre de 2014 han completado la diferencia de 3.300 millones que se registraba en diciembre de 2013 respecto al requisito del 8 por ciento", en alusión al escenario de base incluido en las pruebas de solvencia hoy anunciadas.

El Banco de Italia estima que la exigencia de capital final necesaria para afrontar "los eventos desfavorables" supuestos en las pruebas y en relación con Banca Monte dei Paschi es de 2.100 millones de euros.

Pero añade que la nueva dirección del banco ha conseguido ya "importantes resultados" en la gestión del instituto, pero precisa que las necesidades de capital mencionadas están relacionadas con la obligaciones de devolución de ayudas de Estado impuestas por la Comisión Europea.

Sin ese dato, asegura el Banco de Italia, las necesidades de capital de Banca Monte dei Paschi se reducirían a 1.350 millones de euros.

En el caso de Banca Carige, el Banco de Italia precisa que la carencia de capital asciende a 814 millones de euros y recuerda que este instituto está bajo una nueva dirección desde hace un año y que además presentará un plan de reajuste patrimonial que deberá someter a la consideración de la autoridad de vigilancia.

El vicepresidente del Banco de Italia, Fabio Panetta, consideró que el escenario macro económico sobre el cual se ha juzgado a los bancos italianos "ha sido muy duro" y dijo que prácticamente equivalía a asumir una "quiebra de la economía italiana".

Además, Panetta explicó a la prensa al comentar los datos de las pruebas de solvencia que la hipótesis de proceder a una serie de fusiones y adquisiciones bancarias en el país contaría con el apoyo de la institución "si estas sirvieran para reforzar la economía".