El billete verde se intercambiaba en torno a 139.55 yenes en el arranque de la sesión bursátil en Tokio, niveles no registrados por la divisa japonesa desde septiembre de 1998.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El yen rebasó este jueves la barrera de las 139 unidades por dólar en el mercado de divisas por primera vez en 24 años, por la creciente especulación sobre una mayor ampliación de la diferencia de tipos de referencia entre Japón y Estados Unidos.

El billete verde se intercambiaba en torno a 139.55 yenes en el arranque de la sesión bursátil en Tokio, niveles no registrados por la divisa japonesa desde septiembre de 1998.

Esta nueva depreciación del yen, que viene registrando este año un progresivo abaratamiento que ha generado preocupación en el país, se produce después de que un miembro del banco central de EE.UU. señalara en horas previas que la entidad debería elevar los tipos de interés más agresivamente el año que viene.

Estos comentarios están en línea con la postura mostrada la semana pasada por el presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Jerome Powell, que vaticinó más subidas de tasas de interés y su mantenimiento en niveles altos hasta controlar la inflación.

La aceleración de la subida de precios actual alimenta las expectativas sobre subidas de tipos más agresivas de la Fed, lo que tiende a reforzar la posición del dólar como activo de refugio.

La reciente devaluación del yen se atribuye a la brecha creciente entre las políticas monetarias de la Fed y del Banco Central Europeo por un lado, y las del banco central nipón por el otro, debido a que la entidad de la tercera economía mundial se mantiene firme en su amplia estrategia de estímulos que incluye tipos ultrabajos.

Un yen débil beneficia a la facturación en el extranjero de las empresas japonesas, que ven infladas sus remesas al repatriarlas y mejora la competitividad de su productos, pero también repercute negativamente en las cuentas nacionales al encarecer las importaciones en un país altamente dependiente de ellas.

La depreciación del yen fue acogida por preocupación por los inversores en la Bolsa de Tokio, que aceleró su caída en la apertura de hoy después de la nueva depreciación del yen.

Transcurrida la primera hora de negociación, el índice referencial Nikkei caía un 1.52% ó 426.83 puntos, y se situaba en 27,664.70 enteros.

El índice más amplio Topix, que engloba a las empresas de la sección principal, se dejaba un 1.31 % ó 25.76 puntos, y se situaba en 1,937.40 unidades.