Las negociaciones para un aumento salarial de los trabajadores privados se mantienen estancadas por la propuesta de que también se incremente el sueldo a los empleados del sector público, entiende el presidente de Adomipyme.

SANTO DOMINGO.- Un debate ha surgido en el país sobre la factibilidad o no de un aumento general de salario, en medio de la predicción del Fondo Monetario Internacional de una posible desaceleración en la economía global para el 2023, recesión de la que no escaparía República Dominicana por su dependencia en los precios de los combustibles y la importación de materias primas.

En vista de que  grandes naciones que tienen relaciones comerciales con el país, como Estados Unidos y China, podrían ver un enfriamiento en sus economías para el 2023, según predicciones del FMI, el panorama es propicio para que se produzca un reajuste salarial a nivel general, en opinión del economista Antonio Ciriaco.

“Hacer incrementos moderados entre un 15 quizás hasta un 20 por ciento hasta ahora son incrementos que no han hecho daño a la actividad económica, que no han disminuido el empleo en República Dominicana”, sostuvo Ciriaco.

Sobre las discusiones que se realizan para incrementar el salario del sector privado, el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical, Rafael Pepe Abreu, dijo que en estos momentos el Ministerio de Trabajo agota un proceso directo con el empresariado.

“A ver si pueden convencer al empresariado de que mejor busquemos un acuerdo voluntario que no necesariamente no sea impuesto por el comité, ojala eso se logre si se logra lo saludamos y que pueda ser entre 20 a 30 por ciento”, expresó Abreu.

En tanto, Andry José Ramírez, presidente de la Asociación Dominicana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Adomipyme) explicó  “Forzar a las empresas a hacer un aumento salarial en un momento como este también pudiera ocasionar que el efecto que se desea con el aumento salarial de contener la inflación y de proveer de mayor capacidad de pago a los empleados también sea un efecto adverso para ellos cuando puedan quedarse sin empleos o una quiebra de una empresa”, dijo.

Explicó que las negociaciones para un aumento salarial de los trabajadores privados se mantienen estancadas por la propuesta de que también se incremente el sueldo a los empleados del sector público.

La pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania, así como la inflación, son parte de las principales causas que incidirán en la ralentización de la economía que se prevé en el 2023, según el Fondo Monetario Internacional.