En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Educar o comprar. ¿Qué es más conveniente?

La salida al mercado de las vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) no ha supuesto una reducción del cáncer de cuello de útero o cérvix. 

Las mujeres siguen muriendo por causas prevenibles. En República Dominicana, el cáncer de cuello uterino es la segunda causa de muerte por cáncer, detrás del cáncer de mama. Su alta tasa de mortalidad se debe a que las mujeres llegan al especialista cuando el cáncer está en etapas avanzadas.

Las vacunas contra el VPH, Gardasil y Cervarix prometieron la reducción del cáncer de cuello del útero, al proteger contra los tipos de virus causantes del 70% de los casos de cáncer cervical relacionados con el VPH. Gardasil protege contra las infecciones de los tipos 6, 11, 16, 18 del VPH, y Cervarix previene de los tipos 16 y 18 del VPH.

Si se ignora la citología cervical o Papanicolaou, y se asume que la vacuna cubrirá cien por ciento y por el resto de la vida, (para lo que no existen pruebas, sólo especulaciones), y que cada mujer recibirá las tres dosis a su tiempo, la incidencia del cáncer cervical podría alcanzar entre 9,35 – 14 por 100.000.

Si hay que elegir entre citología cervical y vacuna, el Papanicolaou representa el modo de detección precoz de lesiones de cáncer del cuello del útero, realizarlo de forma periódica desde el inicio de la vida sexual, independiente de la edad, es una obligación; aplicar la vacuna contra el VPH es una recomendación.

La detección precoz del cáncer de cuello uterino a través de la citología vaginal puede reducir la incidencia del cáncer de 2 – 3 casos por 100.000 mujeres, por los falsos negativos, mostrando una eficacia mayor que las vacunas contra el VPH.

Las vacunas contra el VPH no previenen de todos los tipos de cáncer de cuello uterino, por lo que es importante que las mujeres continúen las investigaciones de cáncer cervical de rutina.

Más del 95 por ciento de las infecciones por VPH no degeneran en cáncer, incluso pueden desaparecer de forma espontánea. La aplicación de las vacunas del VPH es una opción a considerar en el programa de prevención del conocer cervical, pero en momentos de austeridad, optimar los recursos es elemental, los costes, daños y beneficios de las vacunas deben ser sopesados.

Para reducir la mortalidad por cáncer de cérvix la citología vaginal debe ser universal. Todas las mujeres, sin importar el poder económico deben ser concienciadas de la importancia de realizarse un chequeo ginecológico periódico.

Educar es más rentable, beneficioso y sin efectos secundarios.
www.lilliamfondeur.com

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *