En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

EE.UU. quiere una relación "más profunda" con Latinoamérica

EE.UU. quiere una relación
EE.UU. quiere una relación "más profunda" con Latinoamérica
Joe Biden.

Joe Biden.

WASHINGTON, EE.UU.- El Gobierno de EE.UU. anunció este miércoles que quiere una “relación más profunda” con Latinoamérica y que con ese fin el vicepresidente Joe Biden viajará a Colombia y Brasil en mayo y los gobernantes de Chile y Perú visitarán Washington en junio.

“Latinoamérica siempre nos ha importado, pero ahora aún más por el potencial existente”, indicó Biden ante la 43 Conferencia de las Américas, organizada anualmente por el Departamento de Estado junto al Council of the Americas.

Biden destacó que muchos países del continente, como México, disfrutan ahora de una mayoría de clase media y de un ambiente democrático estable, como en el caso de Costa Rica, al tiempo que aumenta la importancia comercial y económica del subcontinente.

“Antes nos preguntábamos qué podíamos hacer por Latinoamérica, pero ahora se trata de qué podemos hacer con Latinoamérica”, subrayó el vicepresidente, quien visitará Colombia, Brasil y Trinidad Tobago en la última semana de mayo.

Al tiempo se informó de que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el de Perú, Ollanta Humala, serán recibidos en Washington en junio, lo que pone de relieve las alianzas que el Gobierno de Barack Obama quiere profundizar en su segundo mandato.

“Éste es el más activo tramo de relaciones a alto nivel (entre Estados Unidos y Latinoamérica) en mucho tiempo”, aseguró Biden en su discurso.

En su viaje, que tendrá lugar la semana del 26 de mayo, Biden se reunirá con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y el vicepresidente Michel Temer; mientras que en Colombia se verá con el mandatario Juan Manuel Santos, con el fin de profundizar en la cooperación de “seguridad”, según precisó su oficina.

Su parada en Trinidad y Tobago le permitirá reunirse con varios líderes caribeños invitados por la primera ministra de ese país, Kamla Persad-Bissessar.

A ello se suman la próxima llegada de Piñera el 4 de junio y de Humala el 11, para reunirse con Obama en la Casa Blanca, y podrían añadirse aún “más visitas” después del verano, aseguró Biden.

La secretaria de Comercio en funciones de EE.UU., Rebecca Blank, anunció también hoy que viajará la próxima semana a Brasil, Colombia y Panamá en una misión comercial que en los dos últimos casos marca el primer aniversario de la implementación de los Tratados de Libre Comercio (TLC) entre EE.UU. y esos países.

Los anuncios llegan una semana después de que Obama regresara de un viaje a México y Costa Rica, donde se reunió con líderes mexicanos y centroamericanos en una muestra de que Latinoamérica importa cada vez “más” a Estados Unidos, según Biden.

En referencia a Colombia, el vicepresidente elogió el “histórico esfuerzo por la paz” que representan las negociaciones entre el Gobierno y las FARC y prometió apoyo de EE.UU. en las mismas tal y como lo hizo “en el campo de batalla”.

La crisis política que vive Venezuela a raíz de las elecciones del 14 de abril, impugnadas por la oposición, fue también mencionada por Biden y la secretaria de Estado adjunta de EE.UU para Latinoamérica, Roberta Jacobson, en sus discursos ante la Conferencia, pero con un sentido crítico.

“Cualquier Gobierno venezolano tiene una responsabilidad básica de permitir la libertad de expresión y asamblea, y eso no está ocurriendo en estos momentos”, aseguró Biden.

Por su parte, Jacobson aseguró que lo que está en juego “no es un ganador ni un perdedor”, sino unas “prácticas democráticas que tienen que ser observadas” según lo estipulado por la Carta Democrática Interamericana.

“Hasta ahora no hemos visto que comience ese proceso de diálogo nacional, y es algo que queremos ver”, aseguró Jacobson.

En cuanto a Cuba, Biden consideró que aún no ha habido un “cambio real y duradero” en la economía y la sociedad, y aseguró que “uno de los mayores obstáculos” en la mejora de relaciones es el caso del contratista estadounidense Alan Gross, condenado por espionaje en la isla caribeña.

La reforma migratoria que estudia el Senado tuvo eco en las intervenciones de la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, el gobernador de Maryland, Martin O’Malley, y el senador republicano John McCain.

Napolitano aseguró que no se trata “sólo un proyecto de ley sobre inmigración”, sino “también sobre seguridad”, dado que aumentará el control en los puntos de comercio fronterizo, reforzará medidas de comprobación del estatus legal en la contratación de empleados y la mejora de los programas de exención de visados.

McCain, uno de los ocho legisladores que han impulsado el proyecto de reforma, advirtió por su parte de que éste puede fracasar si se le suman demasiadas enmiendas, un día después de que se presentaran 301 provisiones para ser añadidas a la ley.

El legislador republicano habló además del problema de las drogas y confió en que en la próxima Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se celebrará del 4 al 6 de junio en Antigua (Guatemala), se imponga “más presión” a Estados Unidos para que cambie su estrategia nacional al respecto.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *