En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

EE.UU. tiene "gran confianza" en éxito de acuerdo para que Chen salga de China

El presidente chino, Hu Jintao, conversa con la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton.

WASHINGTON, EE.UU.- El Gobierno de EE.UU. tiene “gran confianza” en el éxito del nuevo acuerdo alcanzado este viernes con las autoridades chinas para que el disidente ciego Chen Guangcheng viaje a su país para estudiar en la Universidad de Nueva York.

En una conferencia de prensa telefónica desde Pekín, un alto funcionario del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, aseguró que Estados Unidos “cree que este proceso procederá de acuerdo con lo previsto, y tiene gran confianza en su éxito”.

El acuerdo prevé que Chen, refugiado durante seis días en la Embajada de EE.UU. en Pekín y que se encuentra ahora en un hospital, obtenga del Gobierno chino un pasaporte para salir del país junto con su familia, para que se dirija a Estados Unidos como desea.

Chen ha recibido una invitación de la escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York para estudiar e investigar allí, según dijo hoy en su cuenta de Twitter su amigo Guo Yushan, y confirmó poco después un profesor de esa institución, Jerome A. Cohen.

La incógnita ahora está en la posibilidad de que Chen deba regresar a su provincia natal, Shandong (este), donde estuvo retenido durante cuatro años en un arresto domiciliario y podría ser sometido a torturas y extorsión, para poder tramitar su pasaporte, como dispone la burocracia china.

Al respecto, el alto funcionario estadounidense se limitó a recordar hoy que Washington ha transmitido “específicamente” a Pekín su expectativa de que tengan en cuenta las “circunstancias y necesidades relativas a la condición médica” del disidente, sin hacer más comentarios.

Chen se sometió esta semana a una gama de pruebas que revelaron que tiene tres huesos rotos en el pie derecho, además de problemas intestinales, por lo que deberá permanecer aún un tiempo en el hospital de Pekín, explicó el funcionario.

A lo largo de ese proceso, la diplomacia estadounidense seguirá “en contacto constante” con el disidente, y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, seguirá pendiente del caso a pesar de abandonar China esta noche para dirigirse a Bangladesh, dijo hoy el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, en una conferencia de prensa.

Estados Unidos se ha comprometido a “dar prioridad” a la solicitud de visado de Chen, y lo otorgará “siempre que cumpla con los requisitos”, aunque su documento de estudiante sólo cubrirá a su mujer e hijos y no incluirá a su madre y hermano, por quienes él ha expresado preocupación, explicó el alto funcionario.

En el caso de que el proceso siga según lo previsto, y que Chen pueda viajar a Estados Unidos, seguirá abierta la cuestión de si podrá regresar a China, que los diplomáticos estadounidenses “no han debatido” con los del país asiático, reconoció el funcionario.

En una entrevista hoy con Efe en Pekín, Chen confirmó su deseo de ir a Estados Unidos, y confió en que los términos del acuerdo impliquen que puede “abandonar China y volver con libertad”.

“Si ése es el caso, volveré. Pero no estoy seguro de si la promesa será cumplida”, aseguró el disidente.

La organización estadounidense China Aid, cuyo director Bob Fu es amigo personal de Chen, expresó hoy a Efe su “preocupación” por la falta de garantías en cuanto al regreso.

“Si vuelve, se enfrentará a una serie de condiciones que van a hacer imposible que ejerza su trabajo como activista y abogado. Y a no ser que haya una reforma política en China, nos preocupa que vaya a poder volver siquiera”, dijo a Efe Eddie Pérez Romero, portavoz de China Aid.

Pese a que Chen ha dicho que Estados Unidos tenía prohibido el acceso a él en los últimos días, el alto funcionario estadounidense negó hoy ese extremo, y recordó que el disidente conversó durante 20 minutos con el embajador estadounidense en Pekín, Gary Locke.

En esa conversación, Chen le confesó que se arrepentía de haber dicho, en una de las primeras entrevistas que concedió, que quería besar a Hillary Clinton.

“Lo dijo, pero después se sintió muy, muy avergonzado, y pensó que podría haberla ofendido”, aseguró el funcionario.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *