Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 21 de octubre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 121,667
  • Nuevos casos 320
  • Fallecidos total 2,203
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 98,880
  • Críticos
  • Pruebas 545,492
<< Mapa interactivo >>

El Bayern Munich gana la Champions League 2020

El Bayern Munich gana la Champions League 2020
El Bayern Munich gana la Champions League 2020

REDACCIÓN.- Un solitario gol de Coman dio su sexta Champions al Bayern en una final que fue menos de lo esperado. El PSG fue mejor en la primera mitad, pero Neymar y Mbappé estuvieron fallones. Tras el descanso, el equipo bávaro impuso su mayor poderío físico. Aunque no fue el rodillo del día del Barca, el Bayern cierra la Champions perfecta con once victorias en once partidos.


PSG y Bayern salían con todo. Como para no. Una final de la Champions, aunque sea en silencio, no se juega todos los días. Bueno, si eres el PSG no se juega nunca. Neymar y Mbappé lideraban el megaproyecto parisino, que recuperaba a Keylor Navas, el de las tres Champions, bajo los palos. En el Bayern, lo más parecido a una máquina de hacer fútbol, regresaba Coman y se mantenían todos los demás, de Neuer a Lewandowski. Se presumía partidazo.


«Corrida de expectación, corrida de decepción», dice el viejo refrán taurino. Y así fue en el primer cuarto de hora de la final, que fue más falso y aburrido que la tesis de Pedro Sánchez. A la presión inicial del Bayern, marca de la casa, respondió el PSG buscando a Mbappé. Un par de incursiones del magnífico delantero parisino metieron el miedo en el cuerpo a los bávaros, si es que un bávaro puede tener miedo.

En el 17 compareció (más vale tarde) Neymar en la final. Aprovechó una asistencia de Mbappé para lucir zancada y plantarse solo ante Neuer. Le dibujó un túnel, que acabó cortado por una ágil mano del legendario portero alemán. El viejo Neuer salvaba al Bayern con una de esas paradas que valen una Champions.

Respondió el Bayern con una maniobra de Lewandowski, otro delanterazo. El polaco se giró en el área grande y se inventó una media volea mordida que, tras botar delante de un lentísimo Keylor, se estrelló contra el poste derecho del PSG. La fortuna cortejaba al jeque ahora.

En la jugada de vuelta de nuevo conectaron Neymar y Mbappé a una velocidad imposible para cualquier otro jugador del mundo. Se plantaron en el área del Bayern en un pispás pero la pelota acabó para que Di María culminara con la derecha, pierna que tiene para no caerse al suelo. El argentino se protegió la de palo, quiso conducir con la izquierda y perdió la ventaja. Cuando quiso finalizar ya dentro del área, la echó arriba. Se animaba la final.

Pero luego se frenó. El PSG supo contener el ímpetu del Bayern, que bajó un cambio en su presión, aunque volvió a asomarse a la meta de Keylor con otro tiro centrado de Lewandowski. Los alemanes empezaban a bombear algún que otro balón al área como si empezaran a descubrir la debilidad del portero costarricense.

En el 44 Ander Herrera le regaló un gol cantado a Mbappé. El delantero del PSG no estuvo fino en el remate, flojo y centradito, fácil para Neuer. Con el falló de Mbappé llegó el descanso. El primer tiempo dejó varias conclusiones. La primera, que el Bayern no había sido el martillo pilón que se esperaba. La segunda, que el PSG había hecho los deberes y sabía cómo incomodar a los alemanes. Y la tercera, que la final podía estar en la botas de Mbappé.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *