En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El cachanchán

El cachanchán
Bernardo Vega

“In nomine domini nostri, Ihesu Christi, yo, el hermano Hipólito, humilde fraile de la orden de San Gurabo, por mandato del ilustre Almirante Mayor de la Mar Océana, Visorrey y Gobernador para siempre jamás de todas las islas y tierra firme descubiertas y por descubrir, escribo lo que he podido ver y aprender, en breve tiempo, sobre las maneras de los tratos y negocios de los indios de esta isla Española para que nuestros muy altos, poderosos y cristianísimos príncipes, el Rey y la Reina de Castilla y de Aragón y de las islas de la mar, además de reducir los habitantes de las dichas islas y tierra firme al culto de nuestro Redentor y a la profesión de la fe católica, que es obra principal y propósito santo y laudable y aceptable al Dios inmortal, puedan, si lo consideraren a bien, poner a trabajar en ellas sus dineros y aumentar sus caudales y los de sus reinos y señoríos para beneficio de sus empresas, y para honor y propagación del imperio cristiano, propiciando el comercio entre estas partes y las de sus dominios del occidente y el levantamiento de industrias de todos géneros para que con ellas procuren ocupación que combata la ociosidad en que viven los dichos indios.

Lo cual, por ser cosa de mucha honra y provecho, trato en la relación que sigue:

Sobre el cachanchán

El principal obstáculo para hacer negocios es la existencia de los cachanchanes, una sociedad secreta como la de los templarios entre nosotros. Si un gran cacique es cachanchán de un indio poco poderoso y si un súbdito de Su Majestad hace negocios con el segundo y es engañado, o no paga lo que se le prestó, no se podría apelar al cacique buscando justicia porque ambos son cachanchanes. La vigencia de ese sistema de impunidad es, a nuestro humilde parecer, algo que dificultaría mucho los negocios, además de afectar la moral. También escapa el cachanchán al fuego redentor de la Santa Inquisición si el gran inquisidor es cachanchán del acusado de herejía o de ser marrano.

Un cachanchán es más temido aquí que un huracán, que es como llaman los tainos a las grandes tormentas y tiene más poder que un chamán. En fin, que todo es un gran can, pues siendo truhán o rufián, si es cachanchán no tiene por qué temer a la justicia.

Esto lo escribo tal y como lo vi o me lo contaron los caciques de esta isla que más de estas cosas saben. He descrito la manera de proceder de estos idólatras que, de tan raros, vienen a contradecir la lógica que formulara el sabio Aristóteles, pero eso lo creen ellos, lo practican según sus usos y así lo pongo en letra yo, misérrimo eremita, lego en cosas materiales profanas, pero fiel servidor de las órdenes de Su Señoría”.

Al  margen de esta relación y en autógrafo del propio Almirante, se lee lo siguiente:

“He consultado lo contenido en esta relación con el mercader Luis de Torres, judío converso que, por sabedor del hebreo y caldeo y por expertos en asuntos financieros, traje conmigo en este viaje. Ambos acordamos que, en vista de la complejidad y falta de lógica de la ética de los tainos, nada nos inclina a suponer que Sus Altezas el Rey y la Reina, que Dios guarde en salud, podrán hacer en esta isla (la más fermosa cosa que yo jamás vide) buenos negocios.

Estoy, pues, mandando levar anclas y tornar a España.

Registrado en la bahía de Samaná, en la nao capitana, 19 grados a la parte del mediodía, hoy miércoles dieciséis de enero del mil y quatrocientos y noventa y tres años. Deo gracias”.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *