x

El cardenal López Rodríguez y el nuncio Wesolowski

Enfoque

Después el Nuncio Wesolowski y un sacerdote polaco condenado por la justicia en su país Polonia fueron denunciados por llevar niños a la casa playera de Guayacanes.

Imagen sin descripción

—“ Qué vamos a hacer con el Cardenal?”

El Nuncio Joseph Wesolowski se ha devuelto sorpresivamente hacia mí, después que nos habíamos despedido con un saludo cordial y ya estaba en la pequeña puerta de ingreso a la Ciudad del Vaticano que se utiliza al pasar el límite de las ocho de la noche.

Wesolowski había compartido de una cena conmigo y otras personas en la Residencia Diplomática de la Embajada ante la Santa Sede situada en Via di Porta Angelica 63, 00193 Roma Italia.

Durante el agasajo que le ofrecimos Wesolowski proclamó, sin que le preguntáramos, que él permanecía por muchos años más como embajador del Papa en Santo Domingo, adonde había llegado en enero del 2008.

Como el inmueble que en el 2009 al llegar a Roma alquilé para la Residencia Diplomática está a pocos pasos de la Plaza de San Pedro, cortésmente decidí acompañar al Nuncio en Santo Domingo. Habíamos cenado en casa y brindado por el futuro.

Pero para mí fue muy inesperada la sorpresa cuando en la Plaza de San Pedro el Nunzio lanzó la interrogante en alusión al Arzobispo de Santo Domingo Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien en noviembre del 2011 al cumplir 75 años de edad le había entregado personalmente la carta de renuncia al Papa Benedicto XVI conforme al artículo del Código de Derecho Canónico que lo establece.

Todo obispo o arzobispo debe presentar renuncia a los 75 años, pero el Papa le dijo al Arzobispo que continuara al frente de su Arquidiócesis en vista de que el jefe de la Iglesia Católica tiene la potestad de extender a discrecionalidad el mandato de un Arzobispo u obispo. El título de Cardenal, sin embargo, permanece de por vida.

Pero el señor Wesolowski y algunos se sentían incómodos con el arzobispo López Rodríguez y movían fichas para desplazarlo cuanto antes del puesto jerárquico que ocupaba desde 1981 en el Arzobispado Primado de América.

López Rodríguez era parte de una escuela religiosa y eclesiástica cuestionada por algunos que se habían presentado durante años como “liberales” y a quienes molestaban sus posiciones en defensa de los valores católicos “conservadores” y de los intereses nacionales del Pueblo de la República Dominicana.

Un Regocijo por la Renuncia de Benedicto XVI:

Contento por la renuncia del Papa Benedicto XVI, el ex Nuncio en Santo Domingo Francois Bacquè se regocijaba mientras hacía duras críticas al Cardenal Ratzinger. 

Precisamente contra el hombre de acero del papado de Juan Pablo II que empezó a enfrentar seriamente a los curas pedófilos.

Asombrados, el embajador Víctor Manuel Grimaldi Céspedes y los demás comensales no podían creer que este huésped se comportara de esa manera en un almuerzo que le ofrecían el mismo día que fue anunciada la renuncia del Papa en febrero del 2013.

Un año después, Bacquè defendía a Wesolowski y proclamaba que el ex Nunzio en Santo Domingo no era un pedófilo. Que era inocente de las acusaciones que le formuló la fiscal Yeni Berenice en un expediente remitido a Roma y Polonia.

A finales del 2015 Wesolowski fue encontrado muerto en una cárcel dentro del pequeño Estado de la Ciudad del Vaticano. En el mes de Julio del 2013, antes que el caso fuera de público conocimiento, López Rodríguez le había entregado la denuncia personalmente al Papa. Francisco entonces ordenó hacer preso y procesar judicialmente a Wesolowski.

En el caso de Bacquè, diez años después del almuerzo, en el 2023, el cadáver del ex Nunzio Bacquè estuvo abandonado varias horas en plena calle Via de la Scrofa, después de sufrir un ataque al corazón fulminante mientras caminaba por ese sector de la capital de Italia.

Durante su gestión en Santo Domingo el Nunzio de origen francés Bacquè armó una casa de recreo playera en Guayacanes, al Este de Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

Después el Nuncio Wesolowski y un sacerdote polaco condenado por la justicia en su país Polonia fueron denunciados por llevar niños a la casa playera de Guayacanes.

Bacquè tenía defensores entre algunos clérigos que odiaban al Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez por sus posturas de rechazo a los curas pedófilos. Ni Bacquè ni Wesolowski llegaron a dar en público explicaciones sobre los rumores y denuncias sobre el uso de la casa de la playa de Guayacanes.

Comenta con facebook