La Autoridad Portuaria auditará todos los puertos del país en busca de anomalías e irregularidades que podría dar como resultado la desvinculación de quienes no se alineen con los valores de la institución.