También las velas de olor y guirnaldas navideñas hay que tener mucho cuidado porque tienen químicos perjudiciales para nuestro bienestar.

SANTO DOMINGO.- Durante todo el año, y especialmente en estas fechas donde se celebra la navidad, los ciudadanos y ciudadanas se lanzan a las calles a comprar cosas de una manera excesiva y promoviendo un modelo insostenible, ambiental y socialmente.

Durante su participación en el programa El Despertador de grupo SIN, la arquitecta Yermys Peña, explica que un árbol natural, si proviene de un vivero produce tres gramos de CO₂ ahora bien, si se desecha o tira a un vertedero aumenta a un 16 de CO₂, a diferencia del árbol de plástico que tiene un 40 de CO₂.

Asimismo, Peña manifestó que un árbol natural las personas lo desechan al año, mientras que el de plástico se le puede dar uso de hasta diez años, entonces si le damos el uso prolongado el de plástico podría ser más sostenible.

Del mismo modo, la arquitecta indica que hay adornos tradicionales que son sumamente tóxicos y que pueden poner en riesgo nuestra salud, porque tienen plomo y cloro.

También las velas de olor y guirnaldas navideñas hay que tener mucho cuidado porque tienen químicos perjudiciales para nuestro bienestar.

La navidad es una época muy bonita, vamos a tratar de crear consciencia y no utilizar tanto plásticos, ya que todas estas acciones van a llevar de que estas fechas usted sea responsable.

Yermys Peña dijo que las unas de las consecuencias, fueron las lluvias que se produjeron durante tres horas en el Gran Santo Domingo por el cambio climático, y las inundaciones producidas, la mayoría de los casos es por toda la basura y todos los plásticos que nosotros mismos arrojamos a las calles.