SANTO DOMINGO.- Rodhy Lamour nos muestra cómo la ropa puede ayudarle a lucir más confiada en su espacio de trabajo.

“Cuando uno está en un ambiente laboral se encuentra con otros profesionales que también tiene su formación, un elemento adicional que van hablar de lo que hacemos y no necesariamente eso tiene que hacernos sentir cómodos. De ahí la solicitud de saber cómo proyectar seguridad”, dijo Lamour.

Añadió que en primer lugar, está conocerse así mismo, la capacidades y fuerzas para desarrollar una tarea determinada que se pueda presentar.

“Luego viene el punto de preparación porque esta plenitud laboral no depende de los demás, Uno mismo tiene que estar en su propia plenitud personal”, dijo,

La imagen personal que mostramos en el trabajo revela nuestra propia marca, aquello que queremos proyectar a los demás. La primera impresión que causemos es crucial para muchos aspectos del futuro. Por ejemplo, en una entrevista laboral, una mala apariencia puede superar a un buen currículum. Pero la imagen es algo más que la apariencia. Engloba una serie de características, como la higiene, la forma de hablar, el comportamiento, el modo de sentarse o estrechar la mano, incluso el tono de voz o la sonrisa. Todo habla por nosotros, y por tanto hay que cuidarlo.


Nuestra imagen debe responder al tipo de trabajo que desempeñemos. Por poner un ejemplo, la imagen de un abogado no es la misma que la de un creativo publicitario. Cada uno trata de transmitir un lenguaje diferente. Mientras el primero debe ser más correcto y serio, el segundo debe proyectar confianza, cercanía y, sobre todo, creatividad. Se trata, por tanto, de encontrar la imagen más adecuada para tu día a día.