SANTO DOMINGO.- Esmerarda Montero le cuenta en La Red cómo puede sacarle provecho a la comunicación persuasiva a nivel empresarial.

“Para poder persuadir tenemos que tener confianza en los que estamos diciendo y esto tiene que ver en nuestro lenguaje y seguridad que reflejamos. Por eso una postura recta siempre será muy buena. Involucrase en la comunicación no es realmente en lo que queremos y más bien empatizar”, dijo Montero.

En el día a día de la empresa existen bastantes ocasiones en que usar la comunicación persuasiva resulta beneficioso. Por ejemplo, cuando se encarga a alguien hacer una presentación, hay más en juego que simplemente hacerse entender. Lo normal es que los objetivos vayan más allá y busquen aumentar las ventas, lograr una alianza, cambiar la dirección del negocio o adoptar nuevas tácticas, entre otros.

Pero, para lograr cualquiera de estos resultados que busca hace falta ser capaces de influir en la audiencia para tome acción de una u otra forma. Hacer eso requiere un nivel de habilidad diferente que simplemente transmitir información, exactamente lo que se consigue con la comunicación persuasiva.