La reforma tributaria (Ley 253-12) aprobada a finales de 2012 estableció un aumento del impuesto a las transacciones de bienes industrializados y servicios (ITBIS) del 16% al 18%, así como una tasa reducida del 8% para bienes que anteriormente estaban exentos.