A fin de año las personas son más suceptibles de ceder ante el deseo de comprar cosas sin importar si se necesitan, haciendo un uso inadecuado de los recursos.

SANTO DOMINGO.- El consumismo es una práctica que hace que se adquieran cosas que no se necesitan y que durante la Navidad tiene un impulso mayor debido al entusiasmo, de acuerdo con las explicaciones de la psicóloga Rafaela Burgos.

La especialista indicó que el problema surge cuando se asocia las festividades, felicidad y esta última con tener muchas cosas.

Si lo adultos no tienen el suficiente control, se instala esa conducta consumista en los niños, quienes confunden desear y necesitar y no disfrutan el objeto, solo cuenta el poseerlo.

Las personas que suelen comprar sin precisión creen que esto les dará felicidad, los hará importantes y más atractivas, razones que, aclara Burgos, no son válidas y no lo manejan con el necesario autocontrol.

Consejos

1- Saber y distinguir las necesidades y las cosas que deseamos

2- Orden de prioridad

3- Destacar aquellos gustos que se puede y que no obtener