Padres deben cultivar la lectura en casa, tomando en cuenta que ritmo lo determina el niño.

SANTO DOMINGO.- En abril se conmemora El Día Internacional del Libro, por ello la educadora Karina Abreu llamó a los padres a cultivar desde casa y de manera frecuente el hábito de la lectura, tomando en cuenta los siguientes consejos.

Como manera de interconectar las diferentes expresiones de la cultura, el primer consejo de la Tía Karina en El Despertador, fue asistir a las diferentes actividades relacionadas con la lectura que realizarán a lo largo del mes las plazas, ir a museos y a parques.

En ese sentido, la educadora llamó a visitar a las bibliotecas, donde no solo puedes disfrutar de la lectura en sus instalaciones, sino que los padres pueden sacar los libros prestados para leerlos en casa, explicó.

Invitó a los padre a dar el ejemplo, a que realicen una rutina para leer con los niños y sostener una interaccion con ellos. Además, señaló la importancia de tener libros con los hobbies e intereses de los pequeños, así como utilizar el recurso de comparar las historias en diferentes versiones como en películas, libros y cuentos.

Tía Karina explicó que los libros también pueden ser utilizados como intermediarios en aquellso temas difíciles con los hijos, entre ellos destacó los ejemplares con temáticas específicas como inteligencia emocional, la amistad y otros más.

Cómo elegir los libros

Además de tomar en cuenta recomendaciones de la edad que traen los libros, también es necesario conocer a los niños para que las historias se escojan de acuerdo a sus gustos.

De manera general, la educadora sugirió que para los más pequeños se elijan libros con pocas palabras y grandes imágenes, mientras que para los de edad más avanzada se deben escoger con más letras y más contenido, lo importante es que los niños se identifiquen con ellos y que los padres lean las reseñas.

En cuanto a imponer metas, Tía Karina indicó que es una decisión particular, debido a que si no hay un hábito y se da una meta muy alto, el niño se freutrará y no se logrará el objetivo, por lo que indicó que el hábito no se forza y el ritmo lo determinará el mismo niño.