A ocho años de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, activistas ven como una pena que todavía persista la situación y personas estén siendo afectadas