Las instituciones y partidos políticos del país deben esforzarse más para filtrar a quienes ocupan puestos públicos o cargos populares para evitar que personas ligadas a actos ilícitos puedan entrar.