La reforma de la Policía Nacional requiere un “alto porcentaje del presupuesto nacional” porque implica abordar la institución a nivel estructural, institucional y cultural.