Los padres de adolescentes entre 12 y 18 años pueden vacunar a sus hijos sin necesidad de consultar con el pediatra de cabecera, aseguró hoy el infectólogo Clemente Terrero quien apostó a la seguridad de la vacuna Pfizer que el gobierno ha autorizado para inocular a los menores de edad.