SANTO DOMINGO.- La doctora Rafaela Burgos le cuenta cuáles son las secuelas psicológicas que podría ocasionar el trabajo infantil.

A propósito de la celebración del Día Internacional contra el Trabajo Infantil, Burgos recalca que sigue teniendo urgencia la problemática y hay que mantenerlo en la agenda pública y de las instituciones.

“Hablar de trabajo infantil es hablar de trabajos que lesionan el desarrollo de los niños de muchas maneras del ámbito físico y en el contexto de su desarrollo intelectual, emocional y social. Estas prácticas van a tener repercusiones a corto, mediano y largo plazo en el desarrollo de los infantes”, dijo.

Agregó que el niño aprende que el trabajo es importante a través del ejemplo y de sus propias actividades guiada por los padres que sean adecuadas para la etapa de desarrollo.

“Cuando exponemos al niño a una situación laboral que está diseñada para adultos, estamos dañando no solamente su desarrollo físico, solo que están expuestos a una cantidad de situaciones que no corresponden a su etapa de desarrollo. Necesitan de ese espacio en el que están los adultos y se expone a ser víctima de otros abusos físicos, psicológicos e incluso sexuales”, explicó.