Las personas tienen el reto de recuperar la prudencia para "neutralizar" la tendencia de dejarse llevar por el consumismo y la impulsividad.

SANTO DOMINGO.- A propósito del asueto de Semana Santa y que en las últimas décadas las personas se dejan llevar por el consumismo, la impulsividad y la búsqueda de placer, el psicólogo Luis Vergés explicó que analizar las acciones en función de las consecuencias negativas que pueden ocasionar constituye la psicología de la prudencia.

Durante su intervención en El Despertador, dijo que la psicología de la prudencia "se refiere a la capacidad que tiene el ser humano de reflexionar sobre actuaciones, midiendo las posibilidades de consecuencias negativas", lo cual se mide en el presente, analizando y calculando los riesgos y peligros de nuestras acciones. 

El psicólogo indicó que el principal componente de esto es el autocontrol, que es la capacidad de ponerse a tono con sus emociones y gobernarlas, entendiendo "que nos pertenecen... y que podemos regularlas, colocarlas y equilibrarlas al ritmo de nuestras necesidades".

Vergés considera que esto, pese a ser válido para todo los días, puede ser útil para reflexión de Semana Santa, debido a que la prudencia es un "valor olvidado, desatendido en los espacios de socialización", lo que provoca que el "comportamiento humano quede a merced de la influencia socio cultural, marcada por el  consumismo, la impulsividad, la acticvación adrenalina a como de lugar y la búsqueda del placer, agregó el espeialista.

En ese sentido, indicó que el reto es recuperar el valor para neutralizar es tendencia por lo que ofreció tres pasos para lograrlo: 

1- Entender que el valor del ser humano no reside en parecernos a los demás ni hacer lo que hace todo el mundo

2- Analizar costo-beneficio, es decir que si lo que nos presionando a hacer corresponde a nuestras necesidades y si el hacerlo traerá consecuencias graves.

3- Aprender a decir que no, entender que esta palabra es el verdadero organizador del psiquimos humano, reafirma valores y establece límites o frontera entre lo que conviene y lo que no.

Luis Vergés estuvo de acuerdo con la expresión  "pensar en la consecuencia, es la matriz de la psicología de la prudencia", como resumen a su intervención en el programa matutino.