Los planes no deben ser impuestos y en el caso de los familiares deben incluir a todos los miembros y hacer que sientan motivación para lograrlos.

SANTO DOMINGO.- Es normal que las personas enlisten sus propósitos para el año que inicia, lo que para la psicóloga Rafaela Burgos es algo bueno, ya que sirve para enfocarse en las prioridades durante el transcurso de los meses, sin embargo, recomendó establecer estas metas consensuadas en el ámbito familiar.

Durante su participación en el segmento El Anillo Familiar, Burgos indicó que no solo se trata de enumerar metas económicas, de salud, de mejoría en el trabajo, sino también metas sociales, como "más tiempo juntos, excursiones, más tiempo al aire libre qu frente a la pantalla". 

Por ello destacó los aspectos fundamentales para estos propósitos de Año Nuevo, que, a su juicio, se olvidan pero es importante tomar en cuenta:

1- Las metas deben ser planteadas de forma realista, lo que de verdad se puede lograr, tanto en la cantidad como en el alcance de las mismas, explicó la psicóloga.

2- Tienen que tener un perfil personal, lo que te interesa, no lo que desea otra persona.

3- No colocar metas de años anteriores porque si no se ha logrado es un indicador de que no se está en disposición de hacerlo o de esforzarse para logralo, expresó la especialista.

4- Analizar lo que se desea y plantearlo como un deseo y no como obligación.

5- Definir lo que depende de la persona y que no, para manejar frustración.

6- Establecer pequeños pasos, ya que las metas son enunciados generales que tienen etapas.

En cuanto a los propósito que se tengan en familia, estos deben contar con la participacion de todos,  incluyendo a los más pequeños y hacerlo con el consenso y la motivación de todos, por lo que no pueden ser impuestos, subrayó Burgos.