Decenas de personas que acostumbran a ejercitarse en el malecón, realizan sus rutinas en grupos debido a la cada vez más evidente penumbra provocada por la falta de iluminación, lo que genera temor entre los ciudadanos a ser víctimas de hechos vandálicos. Se quejan de la tardanza de las autoridades para reparar las lámparas averiadas.