El senador perremeista Antonio Taveras también afirmó que a los corruptos les duelen los bolsillos, esto al hablar de la necesidad de que se apruebe la ley de extinción de dominio que permitirá al Estado tomar posesión de las propiedades cuyo origen lícito no sea demostrable.