Ante las advertencias y temores del Colegio Médico a un rebrote de la pandemia por la desescalada del toque de queda, las autoridades elaboran un protocolo para que la eliminación gradual de restricciones en la provincia La Altagracia y otras demarcaciones que alcancen el 70 por ciento de sus adultos vacunados no se convierta en focos de propagación del COVID-19.