Ir arriba
Domingo 27 de septiembre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 109,737
  • Nuevos casos 468
  • Fallecidos total 2,074
  • Nuevos fallecidos 10
  • Recuperados 83,434
  • Críticos
  • Pruebas 455,525
<< Mapa interactivo >>

El día que Michael Jordan mintió, porque un novato lo había humillado

El día que Michael Jordan mintió, porque un novato lo había humillado
El día que Michael Jordan mintió, porque un novato lo había humillado

REDACCIÓN INTERNACIONAL.– Si hemos visto la serie “The Last Dance” sobre el último campeonato de los Bulls de Michael Jordan en 1998, hemos vuelto a recordar lo competitivo que era el denominado mejor jugador de todos los tiempos.
Cada capítulo del documental nos muestra que se nutrió de todo lo que tuvo a su alcance para ganar.

En marzo del 93, ya en la parte final de la fase regular, el equipo de Jordan recibió a los Washington Bullets, siendo estos uno de peores equipos de la liga, mientras que el conjunto de Michael luchaba para ser el mejor de conferencia este
Tuvieron que luchar para quedarse con la victoria, 104-99.

Pero el protagonista de la noche no fue el propio Jordan, sino un joven jugador de segunda año que tuvo el mejor partido de su vida ante el hombre que se transformó en leyenda. LaBradford Smith, el número 22 de la franquicia de la capital de EEUU, disfrutó de su noche soñada en la NBA: marcó 37 puntos con una sorprendente efectividad en tiros de la cancha: anotó 15 de sus 20 lanzamientos.

Además sumó 5 rebotes, 3 asistencias y 1 robo.

El escolta de 1.90 metros contuvo en varias ocasiones a Jordan en defensa, lo que provocó la ira del 23 de los Bulls, que terminó el juego como el máximo anotador de Chicago con 25 puntos, pero con un pobre 9-27 desde la cancha para redondear un 33 por ciento. Pero según los compañeros de Jordan, algo sucedió con Michael en el final del primer encuentro.
Una vez que llegaron al vestuario, MJ les contó a sus laderos que ese tal Smith le había dicho “buen juego, Mike” de manera despectiva por su gran actuación personal, superior a la de la máxima estrella de la NBA a principios de los 90’s.
También les avisó a los medios que se prepararía para anotar la misma cantidad de puntos que su némesis de turno, pero sólo en la primera mitad del juego. Todos y cada uno en el plantel de los Bulls sabían que, a las 24 horas, el volcán Jordan iba a hacer erupción en Washington.
Una vez que llegaron a la ciudad, Michael siguió con la rutina del equipo, pero a las 4 de la tarde se fue al estadio a tener una sesión personal de tiro.
Tal como él lo había prometido, se hizo cargo del ataque de su equipo y terminó con 36 puntos en la primera parte del juego. Sí, uno menos de los que había prometido.
El resultado del partido fue una paliza para Chicago, que triunfó 126-101. Michael terminó con 41 puntos en 31 minutos y, más allá de ser el goleador de sus Bulls, se encargó de atosigar durante toda la noche a Smith en defensa.
Smith, que la noche anterior había sido el héroe sólo pudo convertir 15 unidades en la derrota de su equipo.

Cuando se le preguntó a Michael en este séptimo capítulo de The Last Dance. ¿Qué ocurrió aquella noche?  “Lo inventé todo”, respondió

MJ revivió ese día y se explayó en lo que realmente lo impulsó a tomar la decisión de crear una historia falsa. “Él me enseñó que no hay que subestimar a nadie en este deporte. Tras esa temporada, Smith fue canjeado a Sacramento Kings. En la franquicia californiana disputó su tercer y último año en la NBA.

De ahí se fue a jugar a la vieja CBA, la primera liga de básquet en los Estados Unidos. Tras un corto tiempo en Europa, LaBradford se retiró en el 2000.

Cómo ocurrió decenas de veces,Jordan se aprovechó de una situación inédita para un deportista del montón y marcó su condición de hombre ultra competitivo. Capaz de inventar una historia para motivarse y buscar superarse

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *