En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El discurso de Medina inicia la ofensiva por su reelección

El discurso de Medina inicia la ofensiva por su reelección
Juan Bolívar Díaz

El metamensaje del discurso de Danilo Medina ante el Congreso Nacional ha sido descifrado casi a unanimidad como el banderazo que inicia una ofensiva para buscar la brecha por donde pueda colarse una nueva postulación a la presidencia de la República, lo que pondría en juego la institucionalidad democrática y tal vez hasta la estabilidad económico-social.

Después de pintar un país a punto de superar la pobreza, sin abordar los déficits, endeudamiento y corrupción, el mandatario esbozó un programa de gobierno que supera con mucho los  15 meses que le quedan del mandato, incluyendo reformas que no ha podido emprender en 7  años, con una plegaria de abnegación y disposición a seguir sacrificándose.

Evidente tufo continuista

El discurso de este 27 de Febrero rebasó con mucho el informe de la gestión del año pasado, de orden constitucional, y se constituyó en un recuento de siete años de gobierno, con planes para otro cuatrienio, con un tono triunfalista que magnifica sus éxitos y reclama continuidad. Con 2 horas y media, supera en 30 minutos el del 2016 cuando daba inicio a su segundo período gubernamental consecutivo, y en 20 minutos los de los años 2017 y 18.

Cuando parecía agotado su extenso recuento de éxitos en sus casi 7 años de gobierno, Medina invitó a su audiencia a reflexionar “acerca de quiénes somos como nación, de dónde venimos y, sobre todo a donde queremos llegar”. Con un discurso bien diseñado discurre unos 10 minutos advirtiendo que “todos los esfuerzos pueden perderse de un plumazo”, para recordar los sacrificios y esfuerzos que ha realizado en la presidencia, y proclamar que “casi 7 años más tarde les digo nuevamente: estoy aquí para lo difícil. Sí para lo difícil”. Y entonces pronunció la frase mágica: “Estoy primero, día tras día, hora tras hora. Dispuesto a pagar el precio que haga falta, por servir a nuestra Patria”.

Medina quiso ser más efusivo y expresivo todavía, por lo que dos minutos después, casi atropellando las palabras por el cansancio de su largo discurso, habló como si no entrara en su último año de gobierno y buscara un nuevo  mandato: “ustedes ya me conocen. No vengo a traerles trucos de magia, planes faraónicos ni palabras grandilocuentes. Soy un hombre sencillo que ama a su trabajo y su país. Nada Más”. Y cerró con estas perlas: “Elijo intentar nuevos caminos, buscarle la vuelta a los problemas, pero no rendirme jamás”… “Acompáñennos a seguir haciendo Patria juntos”… “No será un camino fácil, es cierto, pero es el único que vale la pena recorrer”… Como nos obliga el llamado de la historia”.

El crecimiento económico

Una vez más la tasa de crecimiento económico ha sido el factor más positivo del gobierno del PLD, que ha promediado 5.5 por ciento en 19 años, y lo más aprovechado en los recuentos y la propaganda. El año pasado con 7 por ciento, mientras la inflación quedaba en menos del 2 por ciento y con bastante estabilidad cambiaria.

Sobre esa base Danilo Medina, como antes Leonel Fernández, reclama un éxito grande en reducción de la pobreza, y aunque los organismos internacionales le dan algún crédito no tanto, al seguir estimando que el país está entre los de mayor crecimiento económico sostenido en 60 años, pero con una distribución tan desigual que no logra traducirse en mejoramiento considerable de los indicadores del desarrollo humano, entre los últimos 10 de 34 de la región, medido por los ingresos salariales, y la calidad de los servicios básicos de educación y salud. Peor cuando le adicionan agua potable, electricidad y transporte público.

Para justificar las altas cifras de hasta millón y medio rescatados de la pobreza y reducida la extrema pobreza casi hasta la desaparición, las nuevas metodologías han creado la categoría de “personas en condición de vulnerabilidad”, donde quedarían gran parte de los beneficiarios de subsidios que promedian 1,500 pesos por familia, y hasta ese 60 por ciento de los asalariados formales e informales, (éstos últimos el 59 por ciento) con ingresos inferiores a los 13 mil 400 pesos en que está estimado el costo de la canasta familiar del quintil poblacional más pobre.

Medina tiene base para reclamar méritos por haber acogido el clamor de mayor inversión en educación, (aulas, estancias infantiles, alimentación escolar) aunque todavía lejos de alcanzar la calidad mínima, y en servicios como el 911 y en el circuito vial. En los dos informes anteriores prometió concluir la remodelación y ampliación de 56 hospitales que inició sin planificación hace 6 años, pero todavía le quedan una veintena, incluyendo los mayores de la capital y Santiago. Las altísimas tasas de mortalidad materno-infantil, constituyen un baldón.

Demagogia continuista

En varias fases del discurso presidencial del miércoles parecía que iniciaba un período, por la cantidad de planes anunciados, incluyendo reformas tan importantes como las de la Ley de Seguridad Social  y el Código Laboral, barajadas durante años y difíciles de materializar. Tanto que vio con fuerza el diálogo entre empleadores y sindicalistas, aunque éstos acababan de rechazar viejas demandas empresariales. Igual anunció un Plan de Mejora Regulatoria, una Ley de Marco Nacional de Cualificaciones y una Estrategia Nacional de Innovación. Pero evadió referirse a los pactos Fiscal y eléctrico, mucho más trascendentes y dispuestos desde meses antes que iniciara su gobierno en la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo.

En su séptimo año, Medina dispone de golpe un incremento del 95 por ciento en el salario mínimo del sector público, de 5 mil 117 pesos, y en escala hasta los 30 mil pesos, lo mismo que las pensiones del Estado, en 80 por ciento también de 5 mil 117 pesos, aumentándolas en 60 por ciento. En ambos renglones totalizarían más de 100 mil personas y otras 70 mil si incluyen los trabajadores municipales, gran parte de ellos con menos de 5 mil pesos. Todo sin siquiera mirar hacia la Ley de Salarios del Sector Público, promulgada por el mismo Medina en su primer año de gestión. Esa erogación no fue presupuestada para este año y el presidente no dijo cómo la financiaría, lo que implica pura demagogia.

En el discurso aparece un mandatario preocupado por la paridad de género, aunque sólo tiene tres mujeres en el gabinete y altos cargos, y una impresionante cantidad de planes para ejecutar en beneficio de los jóvenes, incluyendo asegurar un primer empleo a 5 mil, menos del 1 por ciento del estimado de 600 mil que no pueden estudiar ni trabajar.

Discurso muy deficitario

El rechazo al optimismo, la demagogia y las exageraciones del discurso fue generalizado, y el primer balde de agua fría lo recibió el presidente de inmediato, en el tedeum al que acudió en la catedral, cuando el Obispo auxiliar de Santo Domingo, Benito Ángeles, abogó por los derechos y la dignidad de los trabajadores y por “una nueva luz que apague las oscuridades del mal, expresadas en la impunidad, la corrupción, la violencia, la inseguridad ciudadana y la indolencia”. Todavía fue más explícito al pedir que “encendamos las luces de una nueva esperanza ante los desafíos inéditos de nuestro tiempo que involucran las desigualdades sociales, las carencias de oportunidades, la inequidad y la injusticia”.

El presidente había presumido de una disminución a la tercera parte de la criminalidad, y citó el informe 2018 de la CEPAL que acredita al país una de las mayores reducciones de la “pobreza monetaria”, en los últimos años, pero ignoró que el mismo documento señala la RD como el único de los 14 países analizados donde la desigualdad creció entre 2014 y 2016.

El discurso presidencial fue deficitario en materia del gasto, de los déficits fiscal y comercial, del endeudamiento estatal a ritmo de casi 10 millones de dólares por día que preanuncia insostenibilidad fiscal, ni a los servicios básicos. No incluyó tampoco la menor referencia a la corrupción y la impunidad que han levantado la mayor movilización ciudadana de la historia nacional. Tampoco a los municipios a los que sustrae dos terceras partes del 10 por ciento de los ingresos nacionales que le asigna la ley, ni a la situación de la justicia.

Institucionalidad democrática         

Con un discurso de eminente corte continuista, el presidente Medina no podía incluir la menor referencia a la institucionalidad democrática, a la separación de poderes en que se fundamenta el Estado de Derecho, ni al respeto que debe a la Constitución y las leyes, en gran proporción reducidas a puras sugerencias. El proyecto reeleccionista fue preanunciado por su poderoso secretario administrativo, José Ramón Peralta, quien días antes dijo que sólo Danilo Medina garantiza la continuidad del PLD en el poder, y tras el discurso, el ministro de Hacienda y también muy cercano, Donald Guerrero, dijo que el presidente tiene un gran compromiso con  la bonanza que el país exhibe y si le piden la reelección sería muy difícil negarse.

El escenario para el discurso incluyó la movilización de varios miles de personas, en autobuses, muchos uniformados en vestuario y pancartas, para reclamar la continuidad de Medina, sin que se vislumbre cómo será superado el muro de la prohibición constitucional, ni el de la resistencia de una buena proporción de su propio partido, cuya integridad parece en juego, mucho menos el de la opinión pública nacional, donde un 70 por ciento se pronuncia en contra.

Ernesto Selman, vicepresidente del empresarial Centro de  Estrategias Económicas Sostenibles, y miembro del Comité Central del partido gobernante, advirtió esta semana que otra reforma constitucional podría generar incertidumbre entre los agentes económicos locales e internacionales. Mientras en múltiples círculos sociales predomina la preocupación por las implicaciones que tendría para la institucionalidad democrática y la estabilidad socio-política y económica. El presidente dijo que está haciendo historia, y la haría mayor si se convierte en el primero en lograr tres períodos presidenciales consecutivos y en reformar dos veces la Constitución para prolongarse en el poder.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *