En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

El gran dilema de Danilo Medina

El gran dilema de Danilo Medina
Juan Bolívar Díaz

La persistencia y la paciencia han dado frutos abundantes a Danilo Medina, quien marcha ya sin obstáculos hacia la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) tras la declinación de la actitud de “neutralidad” en que se habían declarado los principales seguidores del presidente Leonel Fernández.

Ahora el gran dilema del ingeniero químico y economista sanjuanero consiste en afianzar la unidad partidaria pero sin dejarse arropar de los funcionarios más cuestionados y mantener un apreciable margen de diferenciación de la actual gestión gubernamental como forma de reciclaje político.

Oposición desinflada

Aún cuando varios de los precandidatos presidenciales peledeístas tienen méritos para optar por la candidatura presidencial de su partido, lo que está ocurriendo es una avalancha de respaldo a Danilo Medina, precipitada por los resultados de las dos encuestas de más credibilidad en el país, publicados en las dos semanas precedentes.

Con la declinatoria del vicepresidente Rafael Alburquerque a su precandidatura y el abandono de la posición de “neutralidad” en que se habían declarado los frustrados promotores de la reelección presidencial, terminaron por disiparse las turbulencias que por momentos sacudían la estabilidad del proyecto presidencial de Medina, quien marcha ahora sin obstáculo hacia la meta del 26 de junio.

Tal como algunos habían advertido, los seguidores del presidente Fernández han quedado sin más recurso que alinearse en torno a Medina, después de haber consumido casi un año acariciando un sueño continuista imposible por el valladar constitucional.

También perdieron el tiempo aspirantes como José Tomás Pérez, Francisco Domínguez Brito, Franklin Almeyda y Radhamés Segura, cuando condicionaban sus precandidaturas a la decisión del líder del PLD, mientras Danilo corría solitario y firme, con la ventaja adicional de haber sido el segundo hombre del PLD y de sus dos primeros períodos gubernamentales, cuando fue una especie de primer ministro o “armador del juego” de Fernández, posición que aprovechó para sembrar.

La oposición a las aspiraciones de Medina comenzó a desinflarse con la declinatoria del mandatario a ser candidato presidencial anunciada el 8 de abril. Le siguió la de la primera dama el 25 del mismo mes. Margarita Cedeño fue la mayor oposición que tuvo Medina, habiéndolo superado en preferencias en algunas encuestas. Tuvo la promoción de “los hombres del presidente”, que por momentos jugaron la carta del vicepresidente Alburquerque quien habría de declinar el 20 de mayo en curso.

Se acabó la neutralidad

Tres días después que el vicepresidente abandonara la carrera, el lunes 23, se formalizó la declinatoria de los neutrales, cuando 14 senadores y 41 diputados se declararon formalmente como la “Fuerza Leonelista con Danilo”, con tanto entusiasmo que algunos voceros coincidieron con Alburquerque en pedir a los demás aspirantes que sigan la cadena de declinatorias para hacer innecesaria la votación del 26 de junio y proclamar desde ya a Medina como candidato presidencial del PLD.

La avalancha comenzó en realidad el 11 de mayo cuando Medina presidió un acto en el que muchos de los más notables dirigentes del Comité Político y el Comité Central del partido morado le ofrecieron su apoyo.

Todo parece haberse precipitado tras una reunión de dos horas de Medina con el presidente Fernández, en la que se habría producido un entendimiento entre ambos, lo que permitió al primero declarar que no tiene dudas que ganará la candidatura y de que contará con el respaldo del líder peledeísta.

Fue importante también un encuentro de Medina con Félix Bautista, el “ingeniero constitucionalista”, senador por San Juan y brazo político del mandatario, quien de inmediato movilizó a los legisladores y funcionarios que lo acompañaron en la promoción de la continuidad de Fernández y en la oposición a Danilo.

El alcalde capitalino Roberto Salcedo primero, y el jueves 73 de los 77 alcaldes peledeístas, 27 directores municipales y 94 regidores se arrimaron también al carro triunfal de Medina.

El abandono de la neutralidad fue con tanto entusiasmo que los “leonelistas con Danilo” se sumaron a la petición del vicepresidente Alburquerque de que renuncien todos los aspirantes para proclamar de inmediato a Medina como candidato. En un comunicado adujeron que “la inteligencia política aconseja una proclamación plebiscitaria por anticipado que cree una dinámica interna que motorice todas las acciones a favor de su candidatura presidencial”.

La euforia de los leonelistas provocó el enojo del precandidato Franklin Almeyda quien reaccionó acusando a Bautista de faltar a la ética política al convertirse en activista de Medina siendo miembro de la comisión organizadora de la convención.

Las dos encuestas

Lo que disparó la alarma entre los leonelistas fueron los resultados de la encuesta Gallup-HOY publicados en la segunda semana de mayo, ratificados y ampliados por los de la Penn, Schoen y Berland, dados a conocer en la semana siguiente. En los primeros el Partido Revolucionario Dominicano recuperó la primacía en las preferencias electorales que había perdido a manos del PLD en el 2002. Y su candidato presidencial Hipólito Mejía apareció con el 48.7 por ciento de las preferencias frente al 40.4 por ciento de Medina.

La encuesta de Penn, auspiciada por los servicios informativos del Canal 7, resultó más preocupantes para los peledeístas, pues reveló que de ser ahora los comicios Mejía ganaría en primera vuelta con 51 por ciento frente a 39 por ciento de Medina. Peor cuando se preguntó quién considera que ganará las próximas elecciones, pues ahí el resultado fue 58 a 32 por ciento a favor del perredeísta.

Ambas encuestas parecen haber roto la creencia de que Mejía era un candidato fácilmente vulnerable y los peledeístas empezaron a reaccionar, con el sentimiento de cuerpo que tienen. Tanto el discurso declinatorio de Alburquerque como los pronunciamientos posteriores de apoyo a Medina han puesto énfasis en señalar el peligro de que el PRD vuelva al poder, porque a su juicio representaría el retroceso, el caos y la desestabilización económica.

No faltan quienes agregan como elemento detonante del abandono de la neutralidad de los leonelistas la declaración del candidato presidencial perredeísta en la última semana de abril proclamando su voluntad de perseguir la corrupción que se atribuye a las actuales autoridades, llegando a identificar al ingeniero Bautista.

El dilema de Danilo

El gran dilema de Danilo Medina consiste ahora en si se deja arropar por los funcionarios gubernamentales más cuestionados de su partido o si logra mantener cierta diferenciación, como ha sido su discurso de los últimos cuatro años, desde que fuera “vencido por el Estado” cuando enfrentó el continuismo de los leonelistas.

Es obvio que para Medina la prioridad número uno es sellar la unidad del partido en torno a su virtual candidatura, por lo que no puede prescindir de ningún sector y menos del que encabeza el presidente de la nación y de su partido, y el influyente Bautista es, además de senador, secretario nacional de organización del PLD.

Pero al mismo tiempo, Medina y los dirigentes de su partido deberían ponderar que las dos encuestas citadas revelan una fuerte desaprobación de la actual gestión gubernamental, lo que al estilo del PRI mexicano obligaría a un discurso de campaña diferenciado, como el que ha fortalecido las posibilidades del virtual candidato, quien ha insistido en que “continuará lo que está bien hecho, corregirá lo que está mal y hará lo que nunca se hizo”.

Las perspectivas de Medina podrían complicarse si en aras de la unidad se deja imponer una figura que resalte la continuidad del gobierno, pues podría heredar el peso muerto del mismo. La encuesta Penn ratificó también los niveles de insatisfacción con el gobierno que había registrado la Gallup-HOY (resaltados el 15 de mayo en esta misma página), elevándolo de 59 a 61 por ciento. La convicción de que ahora la corrupción es peor se eleva del 63 al 64 por ciento.

En la encuesta Penn, Schoen, Berland se investiga la satisfacción con los gobiernos de Fernández en comparación con el de Mejía y el resultado es que el perredeísta recibe 51 por ciento y el peledeísta sólo 41 por ciento. Cuando se preguntó si las cosas van mejor o peor ahora que cuando gobernaba Hipólito, éste volvió a recibir mayor aprobación con 56 a 42 por ciento.

El camino no será fácil para Danilo evitar que lo identifiquen con lo peor del actual régimen. Pero por de pronto no ha caído en el gancho de secundar la petición de que lo proclamen sin votación. Muestra astucia al preferir que le cuenten los votos, que al paso que va pueden ser suficientes para que pueda mantener la independencia que lo ha impulsado.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *