SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La custodia de una infante de apenas 24 meses de nacida, mantuvo en los tribunales, durante dos años, a sus padres biológicos, a las autoridades del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI) y a una canadiense que buscaba ser su madre adoptiva.

Oficialmente la menor contaba con dos nombres, dos madres y dos padres diferentes, además una trama plagada de irregularidades que salpican a la institución encargada de velar por el bienestar de la niñez y que mantuvo a la pequeña con un destino incierto.  Aunque este lunes, un juez falló a favor del padre biológico, esa decisión no borra todas las anomalías que se registraron en el caso.

La abogada de la canadiense dijo a El Informe que no descartan recurrir la decisión, aunque antes deben analizarla.

Todavía queda por ver si la funcionaria cancelada del Conani en Puerto Plata será sometida a la justicia, al igual que la doctora que firmó un certificado de nacimiento falso y el hombre que declaró a la bebe como su padre, sin serlo.