Haití arrastra una gran crisis económica, social y política desde hace décadas, que se ha recrudecido por diversos hechos.

Agentes del ejército y del Cesfront vigilan de forma permanente, con la intención de poder frenar el tráfico del carburante hacia el vecino país.