Con adjudicaciones en mano para suplir el almuerzo escolar, se han quedado con las manos vacías, con los fogones apagados y al borde de la quiebra.


Es la situación en la que encuentran cientos de suplidores del almuerzo escolar quienes, estando habilitados y con su escuela asignada, no han podido suplir alimentos, otros han desmantelado sus cocinas, mientras que algunos, llenos de deudas, siguen pagando empleados porque no tienen recursos para liquidarlos.


Son parte los que resultaron afectados por las licitaciones irregulares del INABIE. Este domingo la Dirección de Contrataciones Publicas dijo que conoce otros 39 recursos con un proceso de mas de 13 mil millones de pesos.