En los últimos tres años, más de 100 niños aquí en el país han sido diagnosticados con trastornos vinculados a la exposición al alcohol desde que estaban en el vientre.


El denominado Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal incluye una serie de anomalías físicas, del crecimiento, conductuales y cognitivas permanentes e irreversibles.