Terrenos adquiridos por el Estado dominicano en 1972, para asentar a desalojados de la presa Tavera, hoy son el centro de una tormenta que afecta a parceleros que tras años de cultivar y vivir de esas tierras, tienen miedo a perderlo todo.


Esto después de enterarse que los terrenos que han labrado durante décadas, se encuentran a nombre de la Hacienda Rivera.


El representante de la Hacienda Rivera manifestó que no se estaría desalojando a ningún campesino que se encuentre dentro de los terrenos.


Hasta ahora el Instituto Agrario Dominicano mantiene que los predios le pertenecen al Estado y que eso se comprobará con una investigación más profunda para luego llegar a acuerdos con los involucrados.