La historia de Jesús Manuel Rodríguez parece mucho una leyenda de aquellos tiempos convulsos de la política local cuando jóvenes como él tenían que dejar el país como única forma de preservar su vida.


Hace apenas 10 días, el agente de la Dirección General de Migración, se refugió en otro país, con el propósito de librarse del miedo y la persecución a la que dice estuvo sometido en los últimos meses, luego de que dice diera a conocer, a las más altas instancias de la institución, los resultados de una supuesta pesquisa en Santiago sobre irregularidades en la sub-dirección regional de Migración con asiento en aquella provincia.


El Informe hizo ingentes esfuerzos por conocer la versión del director General de Migración sobre la denuncia del agente Rodríguez, estableciendo comunicación directo con el propio Enrique García, quien se mostraba dispuesto inicialmente, pero nunca se pudo concretar el encuentro.


La éltima conversación fue con el relacionador público de la institución, quien nos dijo que García daría respuesta después de que saliera al aire El Informe este lunes.


Ahora si esperamos respuestas, porque las acusaciones en su contra de la dirección que dirige no pueden tomarse a la ligera.