Más de 200 millones han contabilizado las autoridades como parte del desvío de fondos del programa “Quédate en casa”.


Desaprensivos en todo país, que pese a arrestos, investigaciones y operativos, aun hacen de las suyas y siguen despojando a los beneficiarios de las ayudas que han servido de sustento durante la pandemia.


Todos los apresados hasta el momento, cumplen 3 meses de prisión preventiva como parte de un proceso declarado complejo, ya que dicen las autoridades involucra a otras personas en distintos puntos del país.