Largas filas que parecen interminables desde las primeras horas de la mañana, la incertidumbre por conocer los resultados que confirman o descartan el COVID 19, y el cansancio por la intensa labor del personal de salud que realiza las pruebas, son el escenario que se vive en diferentes puntos del Gran Santo Domingo.


Dar respuesta a los centenares que buscan saber si portan o no el virus, se ha convertido en un reto para el personal de Salud Pública que se enfrenta día tras día a una realidad en aumento, con la positividad diaria que ha rondado entre el 34 y 39 por ciento durante una semana completa, elevando el porcentaje de las últimas cuatro semanas a casi 30, una cifra que hace dos meses había descendido a poco más de 8 por ciento. Esta noche hablamos con algunos de los que están detrás de estas jornadas agotadoras.


Esta quinta ola no solo a puesto presión con relación a las pruebas sino también en los centros de salud.  La ocupación hospitalaria de UCI y cámara regulares de COVID-19 se situaba en el mas reciente boletín en un 38 por ciento a nivel nacional, pero en demarcaciones como el Distrito, la provincia Santo Domingo y Santiago, las más pobladas, esas cifras aumentan. Por ejemplo, la ocupación UCI en Santo Domingo está en un 45 por ciento, pero en Santiago, las unidades criticas están ocupadas en un 82 por ciento. De 94 camas en las unidades de cuidados intensivos, 77 estan en uso.


Para darles una idea de la presión hospitalaria, una allegada me relato que el viernes paso seis horas con su madre de 96 años abordo de una ambulancia luego de ser rebotada de 4 clínicas en el Gran Santo Domingo porque no habían camas disponibles.