Cuatro casos en seis meses, el país ha visto con dolor e indignación la muerte de civiles inocentes a manos de agentes de la policía, en servicio y fuera de él.


Primero la muerte de la pareja de pastores compuesta por Elisa Muñoz Marte y Joel Díaz, luego un abogado en Ocoa, el caso reciente de Leslie Rosado Marte, embarazada y acompañada de su hija menor de edad y este lunes durante una balacera parte de una persecución, resultó mortalmente herido Pedro Antonio Guzmán de 26 año, quien se trasladaba por Hato Mayor de Santiago en un motor.


Son casos que ponen bajo la lupa a la Policía Nacional al tiempo que una reforma busca acabar con sus viejas malas prácticas.


La tragedia de Rosado Marte ha sido la gota que derramó la copa.


Tanto al cabo Disla Batista, como al motoconchista Castillo Nova les impusieron un año de prisión preventiva como de medida de coerción.


Los investigaciones continúan mientras la Fiscalía de Santo Domingo Este, busca establecer lo ocurrido realmente esa noche.