Un crimen ocurrido hace una década, mantiene con sed de justicia a toda una familia, a pesar de contar con un condenado a 30 años de prisión.


Se trata de un caso que El Informe presentó en el 2016 y que desde sus comienzos parece haber contado con una investigación sesgada.