Tras ser destituido e inhabilitado de por vida para prestar servicios en el Ministerio Público por haber cometido faltas graves en el ejercicio de sus funciones.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Tras ser destituido e inhabilitado de por vida para prestar servicios en el Ministerio Público por haber cometido faltas graves en el ejercicio de sus funciones, el fiscal titular de Samaná se defiende como gato boca arriba y alega que le violaron sus derechos durante el juicio disciplinario.

Este domingo arremetió contra sus acusadoras y asegura que revertirá el fallo en apelación.

Paralelamente al juicio disciplinario las víctimas también sometieron el caso en el ámbito penal, sin embargo aseguran que el caso no ha prosperado ya que el magistrado de San Francisco de Macorís se inhibió y el proceso ahora está en Santiago, donde lo califican como estancado, pues no se han realizado ninguna de las diligencias procesales solicitadas por la parte acusadora.