SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La fuga de dos pilotos franceses condenados a 20 años de prisión por narcotráfico continúa sorprendiendo al mundo.

La mañana de este lunes ambos fueron arrestados para ser investigados en su país natal en torno a los 700 kilos de cocaína a bordo del avión que sacarían de territorio dominicano.

La facilidad con la que el dúo evadió a la justicia tras permanecer en libertad a la espera de su apelación, vuelve a cuestionar al sistema judicial dominicano.

Pese a la constante oposición del Ministerio Público, los franceses se mantuvieron libertad, aun cuando no tenían arraigo y era más que probable que, tal y como lo hicieron, protagonizaran una fuga espectacular.

Dos equipos de la procuraduría trabajan paralelamente, uno en busca de posibles cómplices criollos, otro gestiona órdenes internacionales para de alguna forma traer de vuelta a los dos pilotos.  No obstante, este domingo, mediante un comunicado, el abogado de los pilotos en Francia negó que hubieran ciudadanos dominicanos o franceses residentes en este país, que participaran del plan de fuga.

La audiencia de apelación para Pisapia y Castan y aún no tiene fecha, entre tanto el ministerio público se prepara para lograr la declaratoria de rebeldía de los pilotos y así colocarles órdenes de captura internacional.

También se apresta a emprender acciones legales en contra de los involucrados en la fuga.